Martes 19 Noviembre 2019

Portada diseñada por Quinita Villacampa. Obra finalista del certamen de obra gráfica "Día de la libertad de Prensa". 

La Asociación de la Prensa y la Escuela de Arte, convocaron el I Concurso de Obra Gráfica. El requisito imprescindible fue que todas las obras estuviesen inspiradas en el artículo 20 de la Constitución. La portada de este Anuario, finalista de dicho certamen, representa un ratón de ordenador arrastrado por una cadena de grandes dimensiones.



Índice de esta sección

Hortyfruta, un antes y un después


  

Mabel Angulo


La nueva etapa del CAF


  

Javier Blanco


Jaque a la extinción


  

Mónica Sánchez


Ginés Morata, el científico tranquilo


  

Antonia Sánchez Villanueva


Aquel paseo de Goytisolo


  

Juan José Ceba


Gunter Kunkel, hasta el final


  

Miguel Ángel Blanco Martín


El resurgir de la uva


  

Sergio Bueno


Un sueño hecho realidad. Perfil de Rosa María García-Malea


  

Joaquín Tapia


El saber está... en los periódicos


  

Victor J. Hernández Bru




Artículos de este autor

Hortyfruta, un antes y un después


2008 | Almería en Positivo



Las energías renovables son presente


2007 | Medio Ambiente y Salud



Vuelva usted mañana


2011 | Urbanismo y medio ambiente



Calar Alto, enamorados del cielo


2013 | Sociedad



¿A dónde vamos sin ciencia?


2014 | Economía



Hortyfruta, un antes y un después


 

El mes de Mayo de 2007 pasará a la historia de la economía de la provincia, nacía Hortyfruta, organización interprofesional de frutas y hortalizas de ámbito regional. Se daba un paso a la tan deseada unión del sector. 

Su constitución lleva detrás  muchas horas de reuniones, discusiones, encuentros y desencuentros. Uno de estos últimos no se pudo resolver, la participación de Ecohal,  asociación de alhondiguistas.  No estaba de acuerdo con el reparto de votos y representación, decidiendo seguir un camino aparte. Aún así las esperanzas no se pierden y muchos son los que abogan porque finalmente se integre en la interprofesional. Pero mientras llega o no esa decisión algunas de  las empresas del sector comercializador no compartían la decisión de Ecohal y se evidenciaron las diferencias con el nacimiento de APROA, la asociación de comercializadores alhondiguistas de frutas y hortalizas de Almería. Todos son miembros integrados en Coexphal.

Con este panorama la Directiva comienza a trabajar. En octubre reciben el visto bueno de la Junta de Andalucía con el reconocimiento oficial de la organización.

Entre sus objetivos principales la promoción de los productos hortofrutícolas andaluces y la concentración de la oferta. También quieren promover criterios de calidad entre productores y comercializadores, mejorar la sanidad vegetal, fomentar entre los agricultores la higiene rural y el desarrollo de programas de investigación.

Pero estos propósitos se encuentran con el primer escollo, aprender a trabajar juntos. Hasta ahora todas estas organizaciones han defendido sólo sus propios intereses y los de sus empresas o asociados. A partir de este momento la agricultura almeriense y andaluza son sus objetivos comerciales. Hay que hacer un sector fuerte que pueda competir en una economía cada vez más globalizada, situación que hace necesario más que nunca el entendimiento entre las partes. La contienda no es fácil pero va por buen camino.

El apoyo de la Administración, en este caso de la Consejería de Agricultura, es fundamental. Según los propios socios por dos motivos, uno normativo y otro económico. El Gobierno andaluz deberá  legislar en muchas cuestiones referentes al mercado o servir de mediador ante el Gobierno de Madrid y la Unión Europea, como la concentración de la oferta  por ejemplo. Y la interprofesional necesitará ayudas para afrontar muchos de los proyectos, tales como campañas de promoción en ámbitos internacionales. 

La ayuda y el apoyo están garantizados pero no como un cheque en blanco. Desde el Ejecutivo andaluz se ha dejado claro que estarán con Hortyfruta siempre y cuando se trabaje en serio y por un sector fuerte y pujante. Hay que dejar de mirarse el ombligo.

Reconocen la labor de los agricultores y empresarios almerienses y  su carácter emprendedor que ha logrado colocar a Almería entre las provincias líderes de la economía española con la tasa de actividad más alta del país. Todo esto se puede convertir en un gigante con pies de barro, según auguran algunos estudios, si a partir de ahora no se trabaja de forma decidida y unidos.  Muchas son las multinacionales que han puesto sus ojos en las empresas almerienses y con las crisis de precios de los últimos años hemos visto como las grandes cadenas de comercialización se quedan con todos los beneficios.

Precisamente con la última crisis nace el primer acuerdo de la interprofesional. Costó, pero se decidió de forma unánime y con el nombre de Hortyfruta al frente, que se retiraran del mercado las segundas categorías para intentar subir el precio de los tomates. 

Ha sido el primer logro. El próximo reto, la primera gran promoción a nivel internacional. Bajo el lema “Compromiso Verde” se quiere dar una imagen positiva, saludable, limpia y responsable de los productos hortofrutícolas andaluces. Mucho daño hicieron las partidas de pimiento con residuos químicos en los mercados europeos. La calidad es la baza que hay que jugar frente a países terceros como Marruecos y Turquía. Aunque el gran caballo de batalla lo tenemos en casa, la concentración de la oferta.

Escuchar esta expresión pone los pelos de punta a más de uno, incluso a los periodistas que hemos oído hablar de ella hasta la saciedad, pero siempre sin actuaciones concretas que nos haga confiar que algún día veremos a unas empresas almerienses marcando las reglas de juego en la comercialización de sus productos.

Muchos han sido los intentos en el seno de Coexphal pero todos han fallado. Sabemos que no es fácil, pues no se puede hablar de una intervención en el mercado aunando precios  ya que el propio Tribunal de la Competencia lo echaría abajo. Se necesita mucha ingienería económica que a muchos se nos escapa, pero lo que si sabemos es que si se siguen creando empresas, cooperativas y alhóndigas para comercializar cada uno por su lado,  esto se puede acabar. Si Hortyfruta no consigue que los empresarios se sienten en la misma mesa para poner los pimientos, los tomates, las berenjenas, los calabacines, las sandías y los melones con un mismo marchamo se quedará todo en lo que en su día fue la mesa hortofrutícola: en nada.

Pero también hay que decirles a los empresarios que son cada vez más las voces expertas que auguran el fin del modelo agrícola almeriense. Una situación que llevaría a los empresarios a convertirse en la mano de obra de las multinacionales.  Como dice el refrán de fuera llegarán que de tu casa te echarán.  Si echamos la vista atrás vemos muchos ejemplos, la minería, la exportación de la uva... Se dice que la economía es cíclica y podríamos estar afrontando el fin de un ciclo sino se juegan bien las cartas. 

Los empresarios agrícolas deben pensar que en esta ocasión no sólo estamos hablando de que sus empresas facturen más o menos sino del futuro de la economía de una provincia.


 

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2008, en la sección Almería en Positivo


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009