Miércoles 24 Abril 2019

Sobre la portada


¿A dónde vamos sin ciencia?

MABEL ANGULO
@miangulo_95

Las políticas de recortes están acabando en nuestra provincia con los centros de investigación más punteros y más reconocidos internacionalmente. Mientras desde la Unión Europea se mantiene la confianza en la Plataforma Solar de Tabernas, desde Madrid se elimina todo tipo de ayudas al sector. A continuación se muestran más ejemplos.

La ciencia en nuestra provincia ha sufrido un recorte considerable. Las cifras así lo desvelan, el presupuesto en 2010 de la Estación Experimental de Zonas Áridas dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, era de algo más de 600 mil euros frente a los 311 mil euros de 2013, el Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto ha sufrido un recorte de casi el 60 por ciento, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera, IFAPA, ha visto recortado su presupuesto a nivel andaluz de 75 a 58 millones de euros. Esto se ha traducido en menos científicos y en menos proyectos de investigación.

Sin ciencia no hay futuro, es el lema que los científicos han acuñado en su lucha para transmitirle a la sociedad lo importante que es la investigación para que un país siga avanzando. Educación, sanidad y ciencia son tres pilares básicos para que una economía crezca. Nuestros políticos y economistas siempre nos ponen de ejemplo a Estados Unidos o Alemania a la hora de justificar sus medidas de recorte o el aumento de tal o cual servicio pero nunca para hablar de lo que invierten en ciencia. Estados Unidos y Alemania, están donde están gracias a la investigación y por eso nuestros científicos emigran a sus empresas y universidades. Y aunque a alguien le pueda molestar, es una ofensa cuando cierta ministra lo califica de movilidad geográfica. Los recortes están poniendo en peligro también nuestro prestigio como formadores. Y aquí quiero destacar una de las aportaciones que Almería, si, nuestra provincia, hace a la ciencia. La Plataforma Solar de Tabernas lidera el plan de formación europeo Esfera. Hasta sus instalaciones llegan cada año doctorandos de otros países europeos, lationamericanos e incluso de próximo oriente. Este centro sigue liderando la investigación a nivel mundial en energía solar. La Plataforma ha sufrido un recorte en su presupuesto del quince por ciento, pero de momento son los menos perjudicados, el plan de infraestructuras, que se aprobó en 2010, de diez millones de euros ha permitido modernizar sus instalaciones dotándolas con nuevo material y le permite seguir siendo competitivos. La confianza, que no pone nuestro gobierno, pero si la Unión Europea hace que se les conceda más proyectos de investigación. Con todo se hace necesario preguntar ¿qué hace el ministro de industria con su política de energías renovables? La Unión Europea pone a un investigador almeriense de la Plataforma al frente de la comisión que regulará los proyectos en energía solar dentro del Horizonte 2020 y desde Madrid se elimina todo tipo de ayudas al sector.

Política de recortes que se ha cebado con el Observatorio de Calar Alto aunque hay quien no quiere reconocerlo e intenten dar una imagen de normalidad para que la imagen internacional del observatorio no se vea afectada, porque si las hortalizas ponen el nombre de Almería en Europa, Calar Alto y Gérgal lo ponen en el mundo, le guste a algunos o no. El Observatorio está cogido con pinzas, su presupuesto es insuficiente y el personal científico que se ha quedado no da abasto con el trabajo que se gestiona. Su gran profesionalidad les hace sacar adelante lo que se les pide y más, pero hasta cuándo podrán aguantar. Calar Alto se prepara para la llegada de un instrumento único en el mundo que se dedicará a buscar planetas fuera de nuestro sistema solar y entorno a estrellas más fría que el Sol. La astronomía de esta última década suma sus esfuerzos en encontrar planetas en los que el ser humano puede seguir viviendo. Nosotros no lo veremos pero nuestra estrella se apagará y habrá que subsistir en otros planetas si el ser humano quiere seguir existiendo. En esa carrera está nuestro observatorio, ¿es o no para sentirse orgullosos de ser almerienses y andaluces? Andalucía, el gobierno andaluz, debe dar una paso adelante y ser una de las partes que deciden sobre el futuro de esta instalación. Hace cuarenta años no éramos nada en el mundo de la astronomía y hoy tenemos un nombre. Un Calar Alto Andaluz debe ser una realidad. Y para los que consideran que es una ciencia solo para mirar a las estrellas, gracias a ella tenemos wifi, vitrocerámicas, y algo tan simple como el velcro, Todo gracias a la carrera espacial.

Otra carrera, contra el cambio climático, es el objeto de estudio de muchas investigaciones de la Estación Experimental de Zonas Áridas además de la flora y fauna de zonas desérticas. Sus proyectos e investigadores han estado en primera línea pero ahora los pasillos y laboratorios comienza a estar vacíos. Su presupuesto se ha visto menguado en casi un cincuenta por ciento. Como me dijo un día uno de sus científicos es necesario invertir en ciencia básica. Investigaciones que no tienen a lo mejor una aplicación directa a la sociedad pero es fundamental tener los conocimientos necesarios para afrontar futuros problemas. Gracias a sus proyectos se ha podido recuperar especies en peligro de extinción. Las mentes más cuadriculadas no verán ganancias en ello pero es fundamental para el equilibrio del planeta del que vivimos.

La Universidad, fuente del conocimiento, lucha como gato panza arriba para evitar que las investigaciones y los laboratorios se queden en el paro. Ha hecho un esfuerzo faraónico y ha fijado un presupuesto de 900 mil euros que con la llegada de otros 860 mil de los fondos FEDER permiten mantener en niveles dignos las investigaciones que están en marcha y que permitirán que los científicos puedan asistir a congresos, conferencias y desplazarse a centros extranjeros. Y aún así reconoce que no son las cifras ideales.

Los investigadores no se resignan a ver como el esfuerzo realizado en estos años atrás cae en saco roto. La ciencia que se hace en España, Andalucía, y en Almería es de calidad y sus científicos compiten en un marco internacional, no debemos permitir que con la excusa de la crisis gobernantes con cortas miras cercenen nuestro futuro.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección Economía


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009