Miércoles 15 Julio 2020

Reseña Portada



Índice de esta sección

Los Rolling: una apuesta segura


  

Marisol Doucet Plaza


El hedonismo en bikini


  

R.A


Cuatro años de grandes conciertos


  

Juan Gabriel García


Lennon, Almería y todo lo demás


  

Federico Soria


La Fea que enamora


  

Guillermo Fuertes


Artesanos de seis cuerdas


  

Norberto Torres Cortés


Los Refugios de la Guerra Civil


  

María Rosa Granados Goya


Modernidad, quince años después


  

David Baños


El año fotográfico de Manuel Falces


  

Miguel Ángel Blanco Martín


El regreso de Ginés Parra


  

José Luis López Bretones


Sesión Continua


  

Yolanda Cruz


De Torres Jerez a Juan Luis de la Rosa


  

Alberto Gutiérrez


Ligero de equipaje como hijo de la mar


  

Antonio Fernández `Kayros´


Perfil de Manuel del Águila


  

Manuel Carretero




Artículos de este autor

Proceso de ruptura pactado


2009 | Urbanismo y medio ambiente



Gunter Kunkel, hasta el final


2008 | Almería en Positivo



Ética y servidumbre del periodista


2007 | Comunicación



El año fotográfico de Manuel Falces


2007 | Cultura



El sistema, contra los periodistas


2011 | Comunicación y Opinión



El año fotográfico de Manuel Falces


La renuncia de Manuel Falces (Almería, 1952) al frente del Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) situó este gesto a finales de 2006 en el principal foco de atención del año fotográfico. El fotógrafo almeriense sorprendió a los periodistas que asistieron el 16 de noviembre a la rueda de prensa para presentar dos exposiciones del CAF y se convirtió en el centro de la noticia. Las dos exposiciones pasaron a segundo plano. Tras alegar problemas de salud (algo que estaba siendo evidente en los últimos años, pero de lo que oficialmente nadie quería hablar) para su dimisión y pase a la condición de jubilado, Falces en su despedida lanzó su sentido más crítico contra la delegada de la Consejería de Cultura, Ana Celia Soler, cosa que también sorprendió a los presentes, incluido al personal del CAF. Manuel Falces hizo un breve y positivo balance de su gestión. Entre la precariedad de medios, se explayó sobre la labor realizada en los 14 años del CAF, a los que hay que añadir un par de años más de prólogo con Almediterránea e Imagina, en torno al acontecimiento del V Centenario de 1492, que establecieron los argumentos creativos para que la Junta de Andalucía decidiera crear el Centro Andaluz de la Fotografía en 1992. Desde las ideas expuestas por Manuel Falces este itinerario se puso en marcha en 1988, año en que empezó a reivindicar la necesidad de un centro que sirviera para dar a la Fotografía la consideración y dignidad de arte propio entre las artes a la hora de una política cultural en democracia. Manuel Falces calificó al CAF de ‘‘una referencia mundial’’ y recordó la venida a Almería del ‘padre del fotoperiodismo’, Henri Cartier-Bresson, que rompió su aislamiento para acudir a la cita de Imagina con el CAF en 1991. La Torre del Homenaje en la Alcazaba acogió en 2006 los dibujos que Cartier-Bresson (había anunciado su retirada de la fotografía para dedicarse exclusivamente a la pintura) hizo durante su estancia en Almería.

El 24 de noviembre de 1992, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acordaba la creación del Centro Andaluz de la Fotografía, fruto del proyecto Imagina. Tres objetivos se señalan desde el principio: creación de un fondo fotográfico, recuperación del patrimonio fotográfico andaluz e impulsar el estudio de la fotografía. Como espacios para su gestión se establecían la Escuela de Arte para exposiciones, el Centro de Actividades Náuticas para talleres y el anuncio de un gran festival anual de la fotografía. A ella se unió en el tiempo una sala de exposiciones habilitada en la Torre del Homenaje de la Alcazaba. Las promesas para una sede estable se han ido alargando de tal manera que hoy, en pleno 2007, sigue siendo una asignatura pendiente, aunque la realidad del Liceo está cada vez más cercana, tras las obras de rehabilitación. Mientras que todos los organismos autónomos de Cultura de Andalucía (Centro Andaluz de Teatro, Filmoteca, Centro Andaluz de la Danza, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, etc.) tienen sedes de privilegio, el CAF sigue de prestado y en condiciones bastantes precarias.

Tres momentos del CAF

Hay algunos momentos críticos en estos años en torno a la imagen del CAF. El primero se produce a finales de febrero de 1995, cuando Manuel Falces presenta su dimisión, por una reivindicación administrativa en torno a su puesto de trabajo en la Junta de Andalucía. El fotógrafo reivindica consolidar su nivel administrativo y como entonces no es factible, renuncia para incorporarse a la Secretaría de la Delegación de la Consejería de Economía y Hacienda. En el ánimo de la Consejería de Cultura está resolver la situación y pocos meses después, una vez establecida la Plantilla oficial de puestos de trabajo y tras la convocatoria de un concurso, Manuel Falces regresa a la dirección del CAF tras conseguir sus aspiraciones laborales.

Otro momento crítico se produce entre abril y junio de 1997, cuando la gestión del CAF es objeto de las críticas de Vicente del Amo, profesor de Fotografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada, ‘‘el CAF no cumple los requisitos para los que fue creado’’. El primer planteamiento lo expone Vicente del Amo en la presentación en Granada del Plan General de Bienes Culturales de Andalucía, en abril. Vicente del Amo considera que no hay una gestión democrática y pide un debate abierto que involucre a asociaciones, profesores y fotógrafos. Unos meses después, Vicente del Amo vuelve a la carga y envía una carta a Manuel Falces (y copia de la misma, a la consejera de Cultura, Carmen Calvo). En su opinión, ‘‘el CAF necesita mucha luz y transparencia, por todo esto te pido que salgas a la palestra y convoques algún tipo de encuentro donde tomar el pulso a la fotografía andaluza y escuchar a los fotógrafos del terreno, pues a lo mejor cuando los conozcas te sorprendes positivamente de tus paisanos’’. Falces no quiso entrar en polémica.

Y el tercer momento crítico, más confuso, fue con motivo de la programación cultural de los Juegos del Mediterráneo en 2005. Manuel Falces fue nombrado presidente de la comisión cultural. Su imagen estuvo presente en un par de reuniones para tomar el pulso al evento. Pero Manuel Falces desapareció y nunca más se supo, de las reuniones de esta comisión, que se celebraron sin contar con Falces. No hay constancia de su gestión al respecto y tanto el fotógrafo como la Consejería de Cultura guardaron silencio sobre esta cuestión, nunca clarificada.

En los años de Falces al frente del CAF posiblemente hubo otras críticas, que en la mayoría de los casos no fueron más allá de los murmullos de cada lugar y entorno fotográfico, pero apenas trascendieron a los medios de comunicación. En cualquier caso, si lo hubo, nadie quiso dar la cara ni llegó a plantear, salvo Vicente del Amo, un análisis crítico en profundidad contra la gestión de Manuel Falces. El paso del tiempo dará, de todas formas, la oportunidad para la necesaria revisión de lo que ha sido la aportación del CAF y de Manuel Falces a la exaltación de la fotografía en el ámbito andaluz. Y lo que todavía queda pendiente de su obra personal.

El 3 de diciembre, Manuel Falces desveló parte de sus inquietudes del momento, entre la fotografía y la música, ya liberado de la dirección del CAF, en una entrevista con Inocencio Félix Almarza en IDEAL, ‘‘no dejaré la fotografía porque éste es el nuevo siglo de las luces’’. Y algo de melancolía había en sus últimas palabras: ‘‘para mí el Centro Andaluz de la Fotografía es todo, era todo’’.

Creatividad de Falces

La obra fotográfica de Manuel Falces ha sido noticia en 2006. Primero, con un eco que llegó desde 2005 cuando el fotógrafo rompió su silencio expositor de varios años en Almería con una muestra antológica de su obra en el Centro Cultural de Caja Granada, muestra que también vio la luz en el Museo Ibáñez (Olula del Río). En cierto modo, la exposición levantó algunos interrogantes, sobre la oportunidad de la misma, ante la ausencia fotográfica del CAF en la programación cultural de los Juegos del Mediterráneo de 2005.

En la transición interanual (2005/2006) compareció el libro ‘Almería, un lugar en el tiempo’, una propuesta de la mirada de Falces sobre el paisaje almeriense con fotografías inéditas, ‘‘nunca había hecho algo parecido’’, fueron algunas de sus explicaciones, ‘‘lo importante es el espacio, monumentos, símbolos y arquetipos definitivos de esta tierra, como una síntesis de todo’’. El enigma del libro (patrocinado por la multinacional Holcim, con fábricas de cementos en Carboneras y Gádor) lleva 2003 como año de edición, pero tiene su distribución a caballo de 2005 y 2006.

El gran momento creativo de Falces en 2006 llega con la exposición ‘Para siempre la sombra’, en el nuevo Museo Arqueológico, una propuesta central en los actos del ‘Homenaje a José Ángel Valente´ de la Consejería de Cultura. El fotógrafo parte de una cita significativa, el verso de Valente: ‘Borrarse, ser sólo huella’. Falces presenta una exposición, inédita en Almería pero que había visto la luz años atrás en Madrid y otras ciudades. Según Matilde Sánchez, comisaria, ‘‘es una exposición que compagina momentos, emociones, retratos’’. Para Manuel Falces, que mantuvo una gran amistad con Valente y con el que realizó varios proyectos creativos conjuntos de poesía y fotografía (Cabo de Gata, San Juan de la Cruz, etc.), la exposición ‘‘es la síntesis de mi obra con Valente de fondo’’, sin que eso suponga que Falces haya puesto rúbrica, brillante rúbrica, a su trayectoria creativa, ‘‘ni mucho menos’’. 

AFAL y otras miradas

La mirada de Carlos Pérez-Siquier (Almería, 1930), tras su gran resonancia en 2005, también comparece en 2006 con otra gran cita en el Museo Arqueológico: la exposición ‘AFAL, el grupo fotográfico 1956/1963’, una programación del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que incluye el libro de Laura Terré, la tesis doctoral de su autora sobre el grupo fotográfico (José María Artero, Pérez-Siquier, Gabriel Cualladó, Paco Gómez, Francisco Ontañón, Robert Masats, Xavier Miserachs, Alberto Schommer, Oriol Maspons, esencialmente) gestado en Almería, que renovó el lenguaje fotográfico en su época. El libro recoge también un CD con la reproducción facsímil de todos los números de la revista del grupo. La exposición ha pasado por Sevilla, Almería, México y otros lugares. Aunque el montaje en Almería fue desafortunado y no supo captar, quizá por problemas de espacio de la sala del Museo, la gran dimensión del evento, fue un reconocimiento, actualización y recuperación, ante la opinión pública almeriense, de lo que es AFAL en la Historia de la Fotografía. No era la primera vez que se hacía este gesto en Almería, en la presentación nadie se acordó entonces de la aportación de Imagina con Falces en la exposición que montó en Almería en 1991, con casi todos los fotógrafos del grupo presentes, pero sí tuvo especial importancia la visión internacional y, sobre todo, la novedad del libro de Laura Terré y los facsímiles de la revista. También aquí, el interrogante que supuso la ausencia del CAF en la programación de este proyecto del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Falces se limitó a decir, al ser preguntado, ‘‘nadie me ha dicho nada, yo no sé nada de esa exposición’’.

La exposición de Jordi Socías fue otro acontecimiento creativo, en la programación del CAF. El fotógrafo catalán, una de las referencias del fotoperiodismo español, ha plasmado la realidad de los lugares urbanos con todo su espíritu, ‘‘la calle es una gran puesta en escena``. 

Rodrigo Valero gana el premio de Fotografía en espacios naturales protegidos de la provincia, con ‘Sueño arbóreo’, una imagen en blanco y negro muy sugerente, ‘‘me llamó la atención la fuerza y tensión del árbol en el desierto’’.

La Asociación de Periodistas, en la conmemoración de sus 75 años, puso rúbrica al año fotográfico con la exposición ‘Fotoperiodismo, ayer y hoy. Almería’, con la obra de 19 autores expuesta en el Museo Arqueológico. Imágenes presentadas al margen del concepto periodístico (crónica, entrevista, reportaje, noticia) para el que fueron creadas. Imágenes que surgen de momentos decisivos de ahora; cada imagen como un mundo real, imaginario, ficción que regresa de nuevo a lo real, capaz de desvelar multitud de historias con sus acontecimientos. Imágenes para apoderarse del espectador. Para intentar comprender el tiempo que nos toca vivir. En síntesis, la esencia de la fotografía.


 

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2007, en la sección Cultura


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009