Miércoles 15 Julio 2020

Reseña Portada



Índice de esta sección

Los Rolling: una apuesta segura


  

Marisol Doucet Plaza


El hedonismo en bikini


  

R.A


Cuatro años de grandes conciertos


  

Juan Gabriel García


Lennon, Almería y todo lo demás


  

Federico Soria


La Fea que enamora


  

Guillermo Fuertes


Artesanos de seis cuerdas


  

Norberto Torres Cortés


Los Refugios de la Guerra Civil


  

María Rosa Granados Goya


Modernidad, quince años después


  

David Baños


El año fotográfico de Manuel Falces


  

Miguel Ángel Blanco Martín


El regreso de Ginés Parra


  

José Luis López Bretones


Sesión Continua


  

Yolanda Cruz


De Torres Jerez a Juan Luis de la Rosa


  

Alberto Gutiérrez


Ligero de equipaje como hijo de la mar


  

Antonio Fernández `Kayros´


Perfil de Manuel del Águila


  

Manuel Carretero




Artículos de este autor

Un día de furia


2009 | Economía



Modernidad, quince años después


2007 | Cultura



Del Apagón a la ‘TEDETEtización’


2011 | Comunicación y Opinión



Modernidad, quince años después


El 23 de Marzo de 2006, es una fecha para la historia de Almería. Desde primera hora de la mañana decenas de personas se concentraban frente a las puertas del nuevo Museo Arqueológico de Almería. Algo grande estaba a punto de pasar allí. Fue un día soleado y tranquilo en la zona, el tráfico se había cortado y las medidas de seguridad eran impresionantes. Almería y su nuevo Museo esperaban la visita de sus altezas reales los príncipes de Asturias, D. Felipe y Dña. Letizia, encargados de inaugurar el renacer de este espacio que había permanecido cerrado durante 15 años.

Los príncipes fueron recibidos entre aplausos a su llegada al recinto, era la primera vez que la princesa Letizia se acercaba hasta nuestra capital en visita oficial. En su recorrido por las instalaciones estuvieron acompañados por el Presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, además de por diferentes autoridades locales y provinciales. Tras el protocolo oficial del descubrimiento de la placa, se inició un paseo por todas las salas del museo, que fue guiado por su directora, Ana Navarro, quién aseguró que sus altezas reales se mostraron muy interesados por todo cuanto vieron “se han parado a leer todas las fichas de las piezas exhibidas y de las instalaciones; ha sido un recorrido muy positivo y han demostrado que conocen la historia de Almería. Sobre todo se han interesado mucho por el nuevo lenguaje museográfico, que se incorpora como un proyecto adecuado al siglo XXI”. Este día no hubo discursos, ni declaraciones por parte de los miembros de la Casa Real, el único protagonista fue el Museo.

El nuevo Museo Arqueológico de Almería nada tiene que ver con el edificio original, derribado en 1.991, por culpa de la aluminosis. El primer inmueble fue sede de la sección femenina y un colegio mayor, antes de convertirse en museo. El Gobierno de la primera República ordenó su creación para que acogiese en su interior las piezas encontradas por el arqueólogo Luis Siret en sus excavaciones de Los Millares y El Argar. El nuevo edificio ha cambiado la orientación de sus entrada principal, además ha sustituido el antiguo jardín por una amplia plaza con árboles y bancos. El diseño arquitectónico es uno de los más modernos que podemos encontrarnos en la ciudad de Almería, es obra de Ángela García de Paredes e Ignacio García Pedrosa, y ha sido galardonado con los premios PAD y ARCO 2004 y nombrado finalista para los premios FAD del año 2005. En su interior predominan los espacios amplios y diáfanos, a la vez que se ha conseguido dotarlo de gran luminosidad. El hormigón, el mármol blanco, el cristal y la madera son los elementos principales de esta construcción.

Estamos ante un museo ideado para cautivar al visitante y hacerlo participe de la historia, o mejor dicho la prehistoria de nuestra provincia. Su vocación didáctica queda patente en el uso de determinados elementos interactivos y  de recursos de gran impacto. Así, encontramos pantallas táctiles interactivas, proyecciones audiovisuales, reproducciones de las excavaciones arqueológicas donde se encontraron las diferentes piezas, ... todo se sucede a lo largo de sus tres plantas sin olvidar nunca el rigor científico que requiere un espacio como este. Sin duda, los elementos más sobresalientes son la Nube de Siret, que se convierte en un homenaje a este ingeniero de minas considerado el padre de la arqueología moderna que descubrió los orígenes de nuestra cultura y nuestra civilización; la columna estratigráfica, de 13 metros de altura que atraviesa las tres plantas del museo mostrándonos cuál ha sido la transformación del territorio desde el Paleolítico hasta la actualidad; la rampa de El Argar, una estructura de 10 monitores de plasma de 50 pulgadas cada uno, 15 interactivos de temas especializados y cuatro audiovisuales escénicos; o el Fortín y los Tholos de Los Millares. La superficie de exposición del museo se acerca a los 2.000 metros cuadrados, 1.500 para el recinto permanente y 330 para la sala itinerante. En su interior hay expuesta al público 904 piezas, pero los fondos se elevan por encima de las 84.000. Encontramos útiles para la caza, elementos de uso doméstico, ídolos, adornos corporales, pinturas rupestres, entre ellas nuestro Indalo, enterramientos, armas, ... así hasta un sinfin de elementos datados desde el Paleolítico medio, escogidos con el objetivo de ofrecer una selección de las piezas más significativas de los momentos históricos más importantes para la provincia de Almería. Tampoco hay que olvidar que en su interior también tenemos el testimonio del paso de civilizaciones como la romana o la árabe por nuestra tierra. La tercera  planta del museo está cargada de elementos clásicos e islámicos.

Las Administraciones han invertido más de 14 millones de euros en la construcción y puesta en marcha de este espacio cultural, de los que 12 millones han sido aportados por el Ministerio de Cultura y los 2 millones restantes por la Junta de Andalucía. El resultado obtenido a través del nuevo museo ha sido espléndido, pero ha sido necesario dejar pasar una década y media para conseguirlo. Demasiado tiempo si tenemos en cuenta que este espacio acoge en su interior piezas fundamentales para conocer mejor nuestra historia más lejana y que generaciones enteras han permanecido ajenas a los detalles de las culturas de Los Millares y EL Argar. A lo largo de 2.006 se ha comenzado a recuperar el tiempo perdido con más de 30.000 visitas. 

 

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2007, en la sección Cultura


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009