Miércoles 24 Abril 2019

Sobre la portada


El asociacionismo, salvaguarda de la cultura

FRAN MURCIA
es.linkedin.com/in/franmurcia

La oferta cultural en Almería viene marcada por la proliferación de un tejido asociativo en torno a la Cultura. Sin llegar, todavía, a constituirse en empresas, muchas asociaciones ofrecen el producto cultural demandado por una ciudadanía cada vez más partícipe en este tipo de colectivos que ven como la única apuesta satisfactoria de un consumo cultural de calidad.

A las faldas de la Alcazaba, se escucha un quejío desgarrado que envuelve el entorno. Flamenco, esa palabra que con solo nombrarla, transmite y llega a la humanidad. Porque es patrimonio de todos, incluso del mundo, de la universalidad. Ese arte suena en un espacio privilegiado. La Guajira se llama. En su terraza, la Alcazaba preside, pero en su escenario el flamenco manda a golpe de guitarra o cante. Esta asociación es la 'culpable' de que se hayan puesto en valor los alrededores de este conjunto monumental gracias a la cultura. Pero no es la única, están surgiendo asociaciones que quieren demostrar que son una alternativa al ocio que se ofrece desde las administraciones.

No solo de flamenco vive La Guajira. El jazz protagoniza parte de su programación cultural. Con mucho soul, los apasionados de este estilo llevan el ritmo con swing en este rinconcito de Almería. Junto a Clasijazz, esta Asociación cultural presenta una alternativa durante todo el año para los apasionados de este arte. La Guajira ha conseguido calar en la sociedad, de forma que cada actuación se ha convertido en un acontecimiento y el cartel de ‘no hay entradas’ se vuelve cada día más habitual. Visitantes, almerienses y algunos artistas quieren sentir ese escalofrío que da el conjunto de entorno y arte, aunque sea solo por una vez. Además, ofrece la posibilidad de tomar unas tapas mientras se goza el espectáculo, por lo que la oferta gastronómica también está cubierta.

La Guajira, en términos flamencos, es denominada como un cante de ida y vuelta. Y eso es uno de los objetivos de la asociación, dar conocimiento y recibir talento. No solo llevan actuaciones de calado, sus cursos recorren una amplia variedad de registros que sirve para que el aprendizaje forme parte de la idiosincrasia de La Guajira. Fotografía, teatro, guitarra flamenca, ilustración de cuentos, cerámica, producción musical…, multitud de disciplinas que cubren un nicho formativo que, en algunos de los casos,  estaba bastante desierto.

La Oficina Producciones Culturales también se ha metido de lleno en la lucha por una Almería más cultural y con las ganas de ofrecer a los almerienses una opción alternativa al intelecto. Grupos que quieran mostrar su música, cantautores y distintos artistas tienen en esta Asociación Cultural la plataforma perfecta para demostrar su talento. Charlas, poesía, presentaciones, muestras de distintas disciplinas artísticas y programas formativos se convierten en parte importante de la esencia de este grupo que busca la calidad en sus actividades de ocio. Al ser conocedores de la gran creatividad y versatilidad de los artistas almerienses disponen de una sección de propuestas para que se pueda mejorar y crecer culturalmente.

Quieren ser totalmente libres, sin ataduras, sin depender de nadie,  un espíritu soñador  donde la cultura sea lo verdaderamente importante y la obra artística cobre la relevancia que se merece. La Oficina surgió para fomentar el sector audiovisual porque es una de las formas más fáciles de llegar al público y, aunque sigue siendo su sello, distintas disciplinas protagonizan actividades que sorprenden por su fondo crítico y social, que en gran medida es la filosofía de La Oficina. Es un espacio para todos los que deseen participan y tengan algo que decir, alto y claro, ya sea a través de un pincel, con cámara en mano o con los acordes de una guitarra. Otro de los conceptos que tienen muy presente es la aportación: sentarse en la sede a debatir proyectos, ofrecer ideas y colaborar en lo que se necesite. La Oficina abre sus puertas en la calle de las Tiendas a toda esa persona que crea en las mejoras a nivel cultural.

Otra de las asociaciones socio-culturales de reciente creación es La Canastera. Subir la calle Cordoneros del barrio de Pescadería y el arte flamenco brota desde un espacio donde el baile y el cante se marca al compás de la taranta, palo flamenco originario de Almería, o de otros cantes que llevan un sentimiento especial que traspasa. Buscan ser un lugar de encuentro y defensor de la cultura.

A pesar de su juventud como asociación, La Canastera ya suma reconocidos nombres de artistas que han pasado por su escenario, muchos de ellos locales, para fomentar la valía de los músicos y cantaores de la tierra. En su poco tiempo de historia, este grupo ha recibido, fuera de programación, la visita del prestigioso Tomatito, que les ofreció unos acordes. Este ‘apadrinamiento’ puede suponer el principio de una larga andadura para esta organización.

Clasijazz se posiciona como una de las asociaciones con más presencia. Su programación es una exquisitez por los grandes nombres que llevan a la sala y la pasión que ponen a la hora de intentar dar vida al mundo cultural almeriense.

“Clasijazz, con vosotros hay esperanza de que todo va a ser mejor”, esta es una de las dedicatorias que están plasmadas en la pared de los camerinos de la sala almeriense. Música con swing de calidad, una amplia oferta de talleres y actuaciones de primer nivel se pueden disfrutar en la Asociación Cultural Indaliana Jazz Band (Clasijazz).

Gran parte de la vida de esta asociación se vuelca en sus talleres. Algunos de los instrumentales son: contrabajo y bajo eléctrico, piano, guitarra española / acústica, guitarra jazz contemporáneo / fusión, batería, improvisación para cuerdas, viento-metal, lenguaje musical para adultos, producción musical y música creativa para niños; cursos de grandes formaciones como Coro Gospel Clasijazz, Veterana Big Band Clasijazz y Big Band Infantil y Juvenil; y otros talleres como cante, guitarra flamenca, guitarra acompañamiento al canto, cajón flamenco y combo.

Clasijazz se fundó en 1998. La Asociación funciona gracias a la dedicación y colaboración de sus socios que, de manera desinteresada, organizan las actividades y conciertos que tienen lugar todos los fines de semana en el club. Muchos grupos, tanto amateurs como profesionales, han nacido en Clasijazz y siguen su andadura en el mundo jazzístico. Desde la Asociación Cultural es un orgullo poder incentivar a músicos y aficionados para que se unan y formen sus agrupaciones, poniendo a su disposición un lugar de ensayo en el club.

En definitiva, estas asociaciones, creadas por artistas y ciudadanos preocupados por su realidad más inmediata, cubren las carencias que desde las distintas administraciones no se ofertan y, para muchos almerienses, se han convertido en una necesidad. Estos grupos están fuera de influencias y son libres para velar por lo que es verdaderamente importante, la cultura.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección Cultura


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009