Sábado 07 Diciembre 2019

Sobre la portada


Polémica y Tribunales, en torno al Mesón Gitano

LOLA LÓPEZ
@lola_pez

El proyecto del Mesón Gitano en la Almería del despegue económico y los grandes rodajes cinematográficos de los 70 que acogió a personajes como Brigitte Bardot, Yul Brinnner o Sean Connery, ha despertado durante todo el 2013 una importante polémica por su rehabilitación y nuevo uso que ha dejado constancia de la inoperancia, lentitud y desgaste de las administraciones.

Cuando el Ayuntamiento de Almería otorgó a las empresas constructoras Salcoa y Facto Almeriense las obras del Mesón Gitano, lo que parecía el principio del fin para hacer realidad el proyecto estrella del Plan Urban, nos situó por enésima vez ante el que parece ser el auténtico ritmo interior de la acción política en Almería, un pasito adelante y dos atrás. De nuevo, junto a la necesaria resolución de un problema pendiente para la ciudad durante más de tres décadas, llegaba la posibilidad real de que todo se fuera al traste, incluso con la pérdida de la financiación con fondos europeos del Plan Urban que se viene desarrollando en el Casco Histórico desde 2007 y que acababa en 2013.

El consistorio almeriense adjudicó en un mismo acto administrativo, el proyecto y la ejecución de la obra a estas empresas, algo que el Colegio de Arquitectos, al grito de ¡¡¡Tongo!!!! no tardó en llevar a los Tribunales, por considerar que es una ilegalidad y que generaba indefensión a los profesionales, ya que de forma individual se les negaba la posibilidad de optar a participar en este proyecto. Polémica que llevó a la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía  a abrir un expediente sancionador contra estas  empresas por presentar dos ofertas técnicas idénticas.

Una práctica prohibida que además, dice la agencia, necesitó de la “cooperación necesaria” del arquitecto redactor del proyecto, Ramón de Torres, contra el que también abrió un expediente sancionador.

Prevaricación y Tráfico de influencias, son indicios que apreció también la Fiscalía en este caso y por los que pidió al juez decano que abriera un procedimiento en vía penal. A este viacrucis jurídico se sumó que El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, mantuviera durante un tiempo paralizado el contrato tras la demanda del Colegio Oficial de Arquitectos, medidas cautelares que finalmente fueron alzadas tras el recurso interpuesto por el Ayuntamiento, lo que posibilitó que la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía diera “luz verde” al proyecto, y nos remontamos ya a Julio de 2014, momento del cierre de este artículo.

Tambien UPyD ha presentado ante la Fiscalía una denuncia contra la empresa municipal Almería Urban por incumplimiento de la legislación, la existencia de dos proyectos iguales y la modificación de uno de ellos una vez escogido como ganador.

Un panorama de errores administrativos, desencuentros políticos y falta de diálogo que vienen siendo demasiado comunes en la formas de hacer política en Almería. Modos y formas que acaban pasando factura al ciudadano, que ve como los proyectos de futuro para la ciudad y la provincia se eternizan en el tiempo, cuando no se pierden, o acaban suponiendo una merma en las arcas públicas que, rascándose el bolsillo, mantienen con sus impuestos, ante la inoperancia de las administraciones. Todos, proyectos de gran calado, por su trascendencia para los ciudadanos y también por lo goloso de su presupuesto.

La reahabilitación del Mesón Gitano, por su coste 5.364.320,76 euros, y por la posibilidad de que se convierta en el motor de crecimiento y desarrollo del entorno de la Alcazaba, es la actuación más importante del Plan Urban, que gestiona el consistorio de la capital por valor de más de 14 millones de euros, financiados al 70 por ciento por fondos FEDER. Junto a la rehabilitación de la Plaza Vieja, son las dos obras más importantes comprometidas por el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Almería en esta legislatura.

Una oportunidad irrepetible, más en estos momentos de crisis económica, para transformar y dejar como una patena y de una vez por todas, el casco Histórico de Almería. Está por ver cómo se hayan cumplido los objetivos de este ambicioso Plan que va mas allá del mero retoque estético de calles y plazas y que persigue dotar al corazón de la ciudad de todos los atractivos que turistas y visitantes demandan. Pero cuyo objetivo más importante está en dotar de ese mismo atractivo y dignidad a la vida diaria de los vecinos en un entorno en muchos puntos degradado por el paso del tiempo, el abandono  y la falta de empuje para conservar un entorno en el que se concentra prácticamente todo el patrimonio cultural y arquitectónico de la ciudad y al que tampoco partido se le ha querido o se le ha sabido sacar a lo largo de los años.

El Mesón Gitano fue un proyecto de Luis Batlles, que ideó estas instalaciones en los años 70, llegó a contar con 80 camas en 35 habitaciones independientes en la Almería del despegue económico y los grandes rodajes cinematográficos. Por allí pasaron desde Brigitte Bardot a Yul Brinnner o Sean Connery. Después llegó el abandono. Hoy más allá del typical spanish y la juerga, la regeneración de este punto estratégico para la ciudad, tiene que mirar más al futuro que al pasado.

Las obras del entorno del Mesón Gitano, en la falda de la Alcazaba consistirán en  acondicionar las 12 cuevas existentes y la urbanización de la explanada donde se encuentran las dos más grandes. Está previsto construir un nuevo edificio de equipamiento para acoger varias Escuelas Taller. Y como el entorno es tan importante como la obra, también está planeada la apertura de un nuevo vial rodado desde la puerta de la Alcazaba hasta la Avenida del Mar, a través de la calle Fernández.

Al cierre de este Anuario el Consejo de Administración de la Empresa Pública Municipal Almería Urban ha aprobado el “Proyecto de intervención arqueológica de las obras del entorno del Mesón Gitano” y han comenzado los trabajos. Pendientes quedan todavía cuentas en los Tribunales de Justicia que pueden poner en apuros la ejecución, o cuando menos, podrían acabar costándonos dinero a los contribuyentes. Y es que en esta Almería nuestra, donde el sol sigue pasando el invierno, también nos hacen compañía, la desidia, la inoperancia y la falta de entendimiento. El Mesón Gitano ha salido ya de cuentas, ya no hay más tiempo que perder. Veremos.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección Cultura


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009