Miércoles 24 Abril 2019

Sobre la portada


La Expo Agro espera otras manos

RAFAEL I. LOSILLA
rlosilla@fyh.es

Los productores almerienses de hortalizas verán pasar otro año más sin una edición de Expo Agro. La Cámara de Comercio de Almería se ve sin el suficiente impulso para ganarse la confianza de expositores y visitantes, ya que durante muchos años diseñó la feria a espaldas de la industria hortofrutícola.

Cuando la Expo-Agro Almería cerraba su vigésima séptima edición en el Abril de 2012 en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce se daba por concluida una historia nacida en Febrero de 1980 en unas carpas del Puerto de Almería.

La Expo Agro Almería se ha alargado más en el tiempo por la inercia del propio sector y de la Junta de Andalucía que por el mimo de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Almería, que fue quien la abanderó en la década de los 80, la impulsó, la vio agonizar y ahora la ha enterrado.
El fin de la Expo Agro Almería no responde al principio del fin de la actividad que ha sustentado este evento durante muchos años, como suele ocurrir con otros acontecimientos feriales de este tipo. El sector hortofrutícola es y se mantiene firme.

La Expo Agro muere en el momento en que la Cámara de Comercio de Almería ve en el evento una caja de recaudación y no un acontecimiento sectorial, da la espalda a los visitantes y expositores naturales de la actividad hortofrutícola, y trata de diseñar eventos anti-naturales sin los cimientos necesarios.

El fin de la Expo Agro comienza hace 12 años cuando las casas de semillas, protagonistas y movilizadores de los productores en cualquier evento, se ven ‘corneados’ por la Organización de la Expo Agro y por los Ayuntamientos, en su afán de tener los mejores espacios de la feria y mostrar sus avances urbanísticos.

El Ejido, Roquetas, Vícar se alzaban protagonistas en metros contratados de la feria, mientras las casas de semillas eran desplazadas a barrios menos atractivos dentro de la Expo Agro. El poder político, más que el dinero, primaban en la Cámara de Comercio de Almería, y se les daba fachada al ladrillo de los ayuntamientos, antes que al conocimiento y a la realidad del sector.

Una batalla que la Cámara de Comercio de Almería empezó a perder demasiado pronto, ya que la industria de la semilla generó jornadas paralelas que arrastraban tantos productores como el propio evento.

Desde ese momento, la feria ha visto perder visitantes, la reducción de visitantes ha provocado el letargo de los expositores, y la inercia de una maquinaria consolidada y cimentada sobre el ‘gancho’ de los productores, fue dando paso a diferentes ensayos sin las herramientas necesarias.

De espalda

La Junta de Andalucía se convierte entonces en el mecenas de la Expo Agro Almería y sobre esta financiación se trata de proyectar una muestra más tecnológica pero sin dejar atrás algunos vicios adquiridos de la etapa de los ayuntamientos y el dinero fácil.
La Expo Agro pasaba de ser hormiguero humano, con sus defectos y virtudes, a espacio de salón con demasiada moqueta a la vista. Muchas firmas noveles de la tecnología que no conseguían arrastrar a los expositores que hacen cifras. Una feria de diseño pero sin presupuesto económico y sin interés para las empresas de referencia del sector –semillas, plásticos, invernaderos, riegos, envases, …-.

Fue a partir de la vigésima sexta edición cuando la Expo Agro se da cuenta de su muerte y hace análisis de sus errores externos e internos: falta de comunicación con el sector y con los expositores, no atención de las demandas, falta de compromiso por parte de una Cámara de Comercio acostumbrada a llenar el recinto ferial a base de teléfono y de impuesto revolucionario, y un sinfín de etcéteras que han terminado por hacer naufragar un barco que nació en un puerto –el de Almería-.

Las excusas

Muchos han visto en el nacimiento de la Fruit Attraction –evento hortofrutícola que se celebra en Madrid- el argumento ideal para justificar la muerte de la Expo Agro Almería. Es el mensaje lanzado por los voceros de la Cámara de Comercio de Almería, que ahora dirige Diego Martínez Cano.
La Fruit Attraction no ha enterrado a nadie. Hablamos de ferias distintas para públicos diferentes. No es real focalizar sobre la Fruit Attraction una competencia y un argumento del cierre de la Expo Agro.

A la Fruit Attraction no acuden la gran masa de los productores del sureste español, y si operadores, exportadores, brokers, importadores, … Acude el grueso del comercio mientras que la producción sigue esperando la revitalización de sus ferias.

En los últimos cinco años no sólo ha caído la Expo Agro Almería como muestra de las necesidades de la producción. Lo han hecho la Semana Verde de Motril (Granada) y la Feria Agrícola del Mediterráneo de Torre Pacheco (Murcia). El cierre de estas ferias se ha debido a diferentes razones, pero muy diferentes al fin de la Expo Agro, una muestra expuesta a los 12.000 horticultores sólo censados en el Régimen Agrario en la provincia de Almería, hecho sin precedentes en cualquier otra feria agraria en el entorno europeo.

Futuro

Las muestras agrarias focalizadas a la producción son necesarias pero siempre que se de una premisa fundamental: escuchar al cliente para que pase a ser expositor. Las ferias ya no pueden concebirse sólo para arropar al entorno más cercano de productores, ya que la mayoría de las empresas susceptibles de ser expositores, ya cubren por sí solas esta área de influencia.

Se hace necesaria una Fruit Attraction de cara al productor, donde acaparar la atención de visitantes de otras provincias ligadas en intereses comunes a la actividad hortofrutícola. Escenario relativamente fácil atendiendo que el sureste español es un huerto de frutas y hortalizas, y que otras zonas como la Andalucía Occidental, La Mancha o la vecina Portugal contemplan realidades similares.

La Almería del plástico sigue siendo referencia a nivel mundial de charlas y eventos entre profesionales y empresarios hortofrutícolas. La puesta en valor de una Expo Agro es posible, sin olvidar que el público objetivo es el productor y atendiendo a una realidad no local, sino nacional.

Las aventuras supranacionales –ya se hicieron en la pasada Expo Agro- no tienen sentido en muestras que recogen una realidad parcial, aunque ampliada de la actividad, y con el hándicap de que Almería no es tierra para sustentar financieramente unas infraestructuras de peso que permitan facilidad y agilidad de personas y servicios.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009