Miércoles 24 Abril 2019

Sobre la portada


Entre la luz de la A-7 y la oscuridad en el Almanzora y Roquetas

SIMÓN RUIZ
@src96

Tras los recortes en el resto de infraestructuras, los ciudadanos almerienses esperan que la celeridad sea la nota dominante en las comunicaciones por carretera. Pendientes quedan aún los tramos de la A-7, la Variante de Roquetas, la Autovía del Almanzora, o la concesión de la autopista Cartagena-Vera.

En plena crisis económica, el desarrollo de las comunicaciones por carretera ha sufrido un parón de esos que hacen historia en la provincia de Almería. Habría que remontarse a la década de los 80 para encontrar tan alto grado de incumplimiento de promesas por parte de las distintas administraciones respecto a la ejecución de autovías que están pendientes en la geografía almeriense.

Los casos del fiasco de la autopista de peaje entre Vera y Cartagena y de los retrasos que acumulan la Autovía del Almanzora, los tramos de la A-7 hacia Málaga en la provincia de Granada y la Variante de Roquetas bastan para que esas demandas hayan sido incluidas recientemente por la Cámara de Comercio y la confederación empresarial Asempal como parte de la campaña ‘Mañana puede ser tarde’, en la que han enrojecido los rostros de los gestores en Madrid y Sevilla.

Unos más que otros, pero nadie se ha librado del sonrojo que supone ver presupuesto tras presupuesto en los últimos años partidas para las distintas vías de alta capacidad que a la postre no se ejecutaban. Y como argumento defensor, los gestores del Ministerio de Fomento y de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, en manos de Partido Popular e Izquierda Unida, respectivamente, siempre han recurrido a los llamados ajustes presupuestarios, a la temida austeridad que impone Ángela Merkel, a las deudas que dejaron como herencia…

Quizá en el túnel de las autovías pendientes quien vea más pronto la luz sea la A-7, la del Mediterráneo, que conectará el litoral andaluz y hará posible un intercambio de turistas entre Almería, Granada y Málaga que a todos beneficiará. El año 2014 ha sido el año en el que la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha podido exhibir los logros de su departamento. El último tiene de fecha el 26 de junio y la información oficial recogía las siguientes consideraciones.

“La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asistido a la puesta en servicio de los tramos Taramay-Lobres y Lobres-Guadalfeo de la Autovía A-7 del Mediterráneo en Granada.

La apertura de estos 10 kilómetros de autovía supone una alternativa más rápida, cómoda y segura frente al tránsito por la carretera N-340. Los 16.876 vehículos que de media circulan diariamente por este tramo de la carretera N-340, con puntas muy superiores en los meses estivales y un porcentaje del 6% de vehículos pesados, se verán beneficiados por esta nueva infraestructura. El presupuesto de inversión asciende a 246,3 millones de euros, de los cuales 209,5 corresponden a la obra Taramay - Lobres y 36,8 millones a la obra Lobres - Guadalfeo.

Esta es una muestra del compromiso del Ministerio de Fomento con la Autovía del Mediterráneo en la provincia de Granada, donde se persigue el objetivo de unir por una vía de gran capacidad Málaga, Motril y Almería, y sus costas del Sol, Tropical y de Almería, que albergan importantes centros urbanos, turísticos y hortofrutícolas. Tras esta puesta en servicio solo restan 3 tramos para completar la Autovía del Mediterráneo, A-7, en Granada”.
Esos tres tramos está previsto que concluyan a lo largo del año que viene. O, lo que es lo mismo, el Partido Popular concluirá su actual mandato en La Moncloa con todos los tramos pendientes de la A-7 en servicio.

Algo más complicado se presenta el futuro de la Variante de Roquetas, paralizada desde hace decenas de meses. En esta infraestructura subyace de fondo el enfrentamiento político entre el Ayuntamiento de Roquetas (PP) y la citada Consejería de Fomento (IU).

En el momento de redactar este análisis del estado de las comunicaciones por carretera en la provincia de Almería no se ha firmado aún el convenio entre ambas administraciones para reanudar las obras, que harían más rápido y con menos atascos los accesos hasta el Centro Comercial Gran Plaza. El Ayuntamiento se ha comprometido a adelantar 18 millones de euros para lograr ese objetivo.

Todo lo contrario que en Roquetas ha pasado en Albox, municipio regido por el PSOE. Después de meses y meses de presión social, hace unos meses volvían las máquinas a la Variante, en uno de los tramos de la Autovía del Almanzora que quedó paralizado cuando su grado de ejecución era cercano al 90 por ciento.

A finales de junio, las obras recibían la visita de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y de la consejera de Fomento, Elena Cortés. La información oficial aportada en esa visita destacaba que reanudar las obras de la Variante de Albox supone por parte del Gobierno andaluz cumplir “un compromiso y una demanda” de los ciudadanos con la reactivación de infraestructuras y en especial del sector del mármol, “uno de los pilares y motor de desarrollo de la provincia”. Las obras se retomaron en el mes de mayo en el tramo de 8,7 kilómetros que estaba pendiente, con una inversión de 6,8 millones, que “amplía y multiplica la red de carreteras de nuestra comunidad”, ya que no solo articula el Valle del Almanzora, sino que permite conectar esta comarca con la A-92 y la A-7.

Susana Díaz resaltó que “la puesta en marcha de esta conexión beneficiará al tejido industrial y económico de la zona y en especial de la industria del mármol, con la que tenemos que tener especial sensibilidad por los momentos que está atravesando”. Nada se sabe del resto de tramos de la Autovía del Almanzora que ha de concluir en la localidad granadina de Baza.

Lo mismo que nada se sabe del futuro de la rescatada concesión de la autopista de peaje Vera-Cartagena, concebida en plena era del desarrollo urbanístico en el Levante español. Las previsiones de gran afluencia de vehículos de turistas hacia su segunda residencia, junto al mar, quedaron simplemente en eso, en previsiones. Llegó la crisis. Las viviendas no se vendieron o se hicieron. Y poquísimos coches circulan por la autopista.

Las desgracias nunca vienen solas. En el mes de julio de este año se conoció que el Tribunal Supremo ha resuelto que el Gobierno Central debe responsabilizarse del pago de los justiprecios -indemnizaciones- a los propietarios expropiados por la autopista Cartagena-Vera, tras haberse declarado la concesionaria Aucosta en concurso de acreedores. En la provincia de Almería afecta a más de 300 afectados.

La resolución de la Sala de lo Contencioso Administrativo ha dejado clara la responsabilidad subsidiaria de la Administración Central y rechaza el recurso de la Abogacía del Estado y sostiene que “la Administración no es ajena al procedimiento expropiatorio por el hecho de existir un beneficiario de la expropiación”.

Y un mes antes de ese problema con los expropiados, eran los municipios por donde pasa la autopista los que pedían la palabra para pedir la mediación de la Federación Española de Municipios y Provincias para conocer las consecuencias que un rescate de esta vía por el Ministerio de Fomento podría tener sobre las haciendas de los ayuntamientos en los que paga impuestos.

Así lo decidieron en Cartagena alcaldes y concejales de los ayuntamientos de esta ciudad: Vera, Cuevas del Almanzora, Pulpí, Lorca, Águilas y Fuente Álamo. Así lo citaba un despacho de la agencia Europa Press, en el que se recordaba que la actividad de las autopistas de peaje genera derechos para las los ayuntamientos por los que circulan en concepto de BICES (Bien Inmueble de Características Especiales).

Los ayuntamientos esperan ahora que Fomento mueva ficha. Lo mismo que los ciudadanos almerienses, que esperan que la celeridad sea nota dominante en los tramos que quedan de la A-7. Lo mismo que los ciudadanos almerienses, que esperan de la Junta celeridad respecto a la Autovía del Almanzora o la Variante de Roquetas. Esperar, esperar, … y no se cansan de esperar.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección Infraestructuras


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009