Martes 19 Noviembre 2019

Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.




Índice de esta sección

Vuelos que vienen y se van


  

Simón Ruiz


Camino al Puerto


  

Josefina Guerrero


244 millones de razones para ponerse de acuerdo


  

Óscar Lezameta


La carretera que devolverá la visibilidad


  

Isabel Fernández Molina


La trAVEsía por el desierto


  

Miguel Cárceles


Mesa de las Infraestructuras: Una entelequia posible


  

Covadonga Porrúa Rosa.




Artículos de este autor

La carretera que devolverá la visibilidad


2011 | Infraestructuras



La carretera que devolverá la visibilidad


Ponderar sobre los beneficios que la Autovía del Alamanzora reportará a sus habitantes, a su economía, desarrollo, competitividad, etc, etc,  es a priori , un planteamiento al que pocas novedades  pueden añadirse.  No hay nada que no esté dicho o que pueda sorprender a los que llevan sufriendo el calvario de una precaria carretera, más insufrible actualmente por las obras que algún día desembocarán en 40 km de vía rápida.
 
Poco más a lo  tanto expresado se puede decir ya; pesan los argumentos reiteradamente expuestos en múltiples declaraciones plorando  su carencia, su necesidad. En todos los ámbitos, antes o después, por una u otra causa no será posible  encontrar a quien no se  haya enrabiado o apesadumbrado de manera inconsolable al circular por una carretera difícilmente transitable, sobre todo, por el volumen de tráfico pesado que ralentiza de manera imponderable la fluidez de la vía que una la comarca con la A92 y la A7.  
Todo arrancó en el mismo momento en que hace ya más de dos décadas, allá por el 92’, se conocía que el trazado de la vía que vertebraría Andalucía, la A-92, se dibujaba  por Baza-Los Velez, dejando definitivamente arrinconada a la Comarca, que, por otro parte, ya había constatado  lo que era el estrangulamiento ferroviario, una vez decidieran cerrar  la línea Almendricos-Guadix.
Nunca se entendió  la estrategia  de ambas  decisiones, y por lo tanto, nunca se cejaría  en el empeño de demostrar que tanto una vía como la otra eran necesarias.

Como consecuencia de lo que se consideraba injusto, surgió en el año ‘98 La Mesa de Desarrollo de la Comarca,  integrada por alcaldes, empresarios y sindicatos con el fin de  reivindicar lo que a todos luces se imponía imprescindible: La Autovía y  Conexión con la Alta Velocidad, mediante una estación de contenedores.

Las razones para tales exigencias eran de peso. La floreciente prosperidad de la Industria del Mármol requería una infraestructura viaria que contribuyera a la distribución del producto con la celeridad que exigen los mercados.

Paralelamente, se trabaja en  alternativas de riqueza con otros subsectores. Así  empezaban a fraguar los cimientos para ofrecer el Almanzora como oferta turística de interior, Eso acarreaba de forma inherente unas vías de comunicación acordes a las pretensiones para   poner en el mapa una oferta turística emergente.

Las insistentes reivindicaciones provocaron la atención y escucha de la entonces consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Concepción Gutiérrez, con los interlocutores de la comarca, La Mesa de Desarrollo, de quienes siempre dijo era meritorio alabar por la   capacidad de diálogo y entendimiento.

Quizás detrás de estas palabras se dejaba entrever la intención de la administración andaluza por conceder lo que consideraba justo para todos estos sectores generadores de riqueza. A los que por otra parte, había apoyado incondicionalmente para su expansión, y sin embargo en materia de carreteras,  fue  y sigue siendo un lastre evidente.

Finalmente, todos esos movimientos fructificaron  con    la aprobación del Proyecto de la Autovía del Mármol que pasó a llamarse  del Almanzora.

Pasados los largos  trámites pertinentes, llegó el pistoletazo de salida  de las obras. Las alegrías eran unánimes, no sin  algún descontento al conocer  que el trayecto a ejecutar sería Purchena-Huércal-Overa, dejando Purchena-Baza en el aire. Un escollo que pronto se corrigió para definitivamente confirmar su itinerario hasta la ciudad  bastetana.

El tan ansiado proyecto se materializaba  y el 20 de febrero de 2008  el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves,  inauguraba el primero de los cinco tramos de las dos fases del proyecto,  unos 8  km  que discurren entre Fines- Albox de los 40 km de la primera fase

Hoy  siguen las obras, a un ritmo, que desde luego no es el deseado,  tal y como se manifestaran hace unos  meses las asociaciones empresariales, culturales, vecinales, etc, en los medios de comunicación. Lo que repercutió en la entrada en servicio de una   calzada en el  tramo Albox-Cucador que comprende unos 14,7 km, para evitar el paso por la Alfoquía. 

Sabemos así mismo, según las declaraciones que hacía en ese momento la  delegación de Obras Públicas, que  la conexión entre el Cucador y la intersección de La Concepción, que supondrá otros 3,3 kilómetros,  está adjudicada. El  resto de tramos, cuyos proyectos se encuentran redactados, se licitarán a través de la  fórmula público-privada, con una inversión de 139 millones de euros.

La Variante de Albox se encuentra al 78,5 por ciento de ejecución, mientras que el tramo Variante de Albox-Cucador alcanza el 80,5 por ciento. Los trabajos siguen a pleno ritmo.
Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2011, en la sección Infraestructuras
Palabras clave de este artículo: Autovía  |  Almanzora  |  Albox  |  Mármol


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009