Miércoles 11 Diciembre 2019

Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.





diciembre


Este artículo pertecene al mes diciembre del anuario de 2011 |  Pulsa aquí para consultar titulares de diciembre  | Ir a portada

Palomares ‘and’ wikileaks



Como el Guadiana, las noticias sobre la tranquila pedanía cuevana de Palomares, vuelven a aparecer periódicamente. En esta ocasión vino, nada más y nada menos, que de la mano de los cables oficiales que intercambiaban España y EE UU a través de sus embajadas y altos cargos que desveló Wikileaks a algunos medios de comunicación internacionales, entre ellos El País. En ellos, el Gobierno español solicitaba a EE UU que se hiciera cargo de la limpieza del terreno contaminado tras el accidente nuclear que su ejército provocó en Palomares en Enero de 1966. ¡Enero de 1966! Han transcurrido 45 años y aún permanece el veneno esparcido en 50 hectáreas de esta pedanía que lucha por ser conocida por sus excelentes productos agrícolas, más que por ser el ‘cementerio nuclear’ de EE UU, un país que se ha desentendido de su responsabilidad y le ha ayudado la impasibilidad de los sucesivos gobiernos españoles, sin autoridad alguna.




Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009