Miércoles 24 Abril 2019

Sobre la portada



Índice de esta sección

¿Y qué haces aquí?


  

RAÚL PIÑEIRO


Su comida al mejor postor


  

MARÍA GARCÍA ALARCÓN


La lucha por La Molineta


  

ESTHER BENAVIDES


La educación como pretexto


  

FRANCISCO MOLINA PARDO


En el café de la mañana


  

MARINA LÓPEZ FERNÁNDEZ


A lo Tony Montana


  

JAVIER PAJARÓN


Un despropósito histórico


  

ANTONIO RUIZ PALENZUELA


Una revolución sobre dos ruedas


  

JULIO VALDIVIA


Manolo Escobar


  

JUAN MANUEL PÉREZ




Artículos de este autor

Su comida al mejor postor


2014 | Sociedad



Su comida al mejor postor


Los últimos siete colegios de Almería gestionados por las AMPAS luchan contra la salida a concurso de sus comedores escolares. En una firme batalla frente a las empresas de catering, los padres reivindican la calidad que hasta ahora vienen ofreciendo a los hijos a través de la gestión directa de su alimentación.

El menú de los últimos sietes comedores escolares de gestión propia que aún quedan en Almería, se compone de un primer plato a base de descontento e indignación, una intensa manera de abrir el apetito antes de pasar al plato fuerte compuesto por una poderosa mezcla de lucha y movilización social que culminará en un amargo postre con la salida a concurso de sus comedores escolares. El desencadenante del malestar del curso 2013/2014 ha sido la “privatización” de este servicio gestionado por las asociaciones de padres y madres de alumnos desde hace 25 años en el caso de algunos colegios. La Consejería de Educación y Cultura ha decidido no renovar los convenios con las sietes AMPAS de los CEIP, Goya, Europa, La Chanca, Madre de la Luz, Santa Isabel, Cruz de Caravaca y Arco Iris, para así sacar la licitación del servicio y que cualquier empresa pueda optar a él. La medida, que afecta a un total de 1.875 escolares que se reparten en estos centros, según los propios datos de la Junta, cuenta con la desaprobación de los padres, quienes han reivindicado mantener la gestión de los comedores con cocina in situ para garantizar la calidad de los alimentos que consumen sus hijos. “En nuestros colegios no entra nada industrial, favorecemos la economía local y apostamos por productos frescos con una dieta totalmente mediterránea”, explica Inmaculada Fernández, presidenta de la AMPA del colegio Europa. Esta madre defiende a capa y espada la capacidad de decisión de los padres, “no queremos empresas externas que nos dejen la comida en el colegio dos veces por semana, además esta no es una decisión nada ecológica cuando la empresa viene de fuera como ocurre en algunos colegios”.

Las AMPAS se encuentran a la espera del resultado de ese concurso al que no han tenido más remedio que presentarse para poder continuar gestionando de manera directa la alimentación de sus hijos, una gestión controlada en todo momento y aprobada por el ISE (Ente Púbico Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos). Los padres aseguran que la escucha por parte de la Junta de Andalucía ha sido nula a pesar de las movilizaciones, de las más de 12.000 firmas de apoyo de los almerienses y el respaldo de diversas fuerzas políticas y de organizaciones vecinales y sindicatos. ¿Constituye este nuevo sistema una medida para la mejora de la alimentación infantil o una medida paliativa de los presupuestos públicos? El análisis de los requisitos de ese concurso revela que la cuestión económica tiene un gran peso es este menú tan indigesto, pues el 50 % de la nota para ganar ese concurso depende del precio al que el centro ofrezca el menú a la Junta de Andalucía. De esta forma, la administración pública deberá pagar menos por los alumnos que dispongan de beca de comedor. La mitad de los 411 niños que comen en el colegio Europa cuentan con una ayuda que desde hace un año y medio corre a cargo de los padres. La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, a través del e ISE, adeuda un total de 147.000 euros a las asociaciones de madres y padres de cinco colegios que se dedican a la gestión de los comedores.

El curso ha estado empañado por una noticia que atenta a la capacidad de decisión de los protagonistas de esta historia y que tiene especial relevancia por el papel que juegan los comedores en la alimentación de los más pequeños. Durante el año 2013, más de 12.500 niños comieron a diario en su centro escolar. Los datos arrojados por la Delegación de Educación almeriense, señalan que un total de 172 centros cuentan con servicio de comedor. “El papel del comedor escolar es fundamental en la educación nutricional de los niños ya que a esas edades son muy influenciables y están empezando a crear sus hábitos”, indica el nutricionista Fidel Salazar que trabaja para distintos comedores almerienses.

El cara a cara entre la calidad de la comida elaborada en los colegios por cocineros de las AMPAS frente a la subcontrata de una empresa de restauración colectiva, constituye la manzana de la discordia en este menú reivindicativo. Si el catering resulta más rentable, puesto que mantener una plantilla de cocineros trabajando a diario en los colegios requiere un presupuesto más elevado, los padres desconfían por la calidad tanto de los procesos como de las materias primas. “Todos los días huele igual y el menú no tiene nada que ver con el menú en papel que te ofrecen al comenzar el mes”, explica Paco Puga, uno de los responsables del comedor del colegio Padre Méndez. No sería justo meter a todos en el mismo saco ya que son muchas las empresas que ofrecen este servicio y como en cualquier sector, cada una ofrece calidades diferentes. “Realmente creo que hoy en día no hay ninguna desventaja entre una cocina in situ y un catering. Existe la tecnología suficiente para que no se alteren ninguna de las características organolépticas de los platos y además sean totalmente seguros. Al final, la calidad de la comida va a depender de la persona que la elabora”, señala el nutricionista.

Aunque es fundamental escuchar todos los puntos de vista para comprender la situación, más que de comparar, la fórmula para encauzar esta cuestión reside en la necesidad de ceder la voz a los padres y no robarles toda potestad con un ejercicio de ignorancia deleznable. Lo que hay que tener presente en todo momento es que el comedor no debe ser un negocio, sino un espacio educativo en la escuela en el que las AMPAS realizan un servicio sin ánimo de lucro.

La polémica del comedor puede parecer un granito más en una inmensa playa de arena grisácea, sin embargo, estas nuevas acciones afectan a largo plazo a un colectivo que confía el desarrollo de sus hijos al servicio público y, tienen lugar además, en algunos colegios donde el almuerzo del comedor es la única comida del día para muchos niños. Según datos de 2013, existe un 25% de menores en riesgo de exclusión por pobreza, es decir, unos 30.000 menores que ponen de relieve la importancia de garantizar su seguridad y calidad alimenticia.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2014, en la sección Sociedad


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009