Martes 01 Diciembre 2020

La portada es una reproducción de la imagen plasmada en una chapa que editó la Asociación de Periodistas de Almería y en la que se podían leer los hastags utilizados a través de Twitter por los periodistas para reivindicar la profesión y denunciar algunas de las situaciones que se estaban produciendo durante el año. Dicha chapa la vestimos muchos periodistas en todas las manifestaciones, que fueron muchas, y que tuvieron lugar durante los dos años de los que trata el Anuario de 2013.



Índice de esta sección

Una Clásica entre las clásicas


  

Juanjo Aguilera


Una alternativa para sumar: la Extreme Sailing Series


  

José Luis Paredes


Legajos de la herencia


  

Pablo Laynez


El éxito deportivo del trabajo sordo


  

Víctor J. Hernández Bru


Un oasis de campeones en el desierto


  

Fran García


Generaciones de oro


  

Tito Sánchez Núñez




Artículos de este autor

Cuando el balón es redondo o el fútbol hace justicia


2008 | U.D. Almería de Primera



Una tarta con 20 velas y 21 celebraciones


2011 | Deportes



Una Clásica entre las clásicas


2013 | Deportes



Una Clásica entre las clásicas

Juanjo Aguilera
Periodista

La edición de 2012 de la Clásica de Almería la confirma entre las mejores pruebas de ciclismo que de un día de duración se disputan, no solamente en España, sino allá donde la Unión Ciclista Internacional tiene poder. No es fácil, ni mucho menos, mantener una prueba de ciclismo con los tiempos que corren entre el privilegiado grupo en el que se encuentra la carrera que organiza Alcide, con José Manuel Muñoz a la cabeza.

La edición de 2012 resaltó por cumplir su primera experiencia en un escalón del ciclismo mundial en el que todavía mandan los organizadores, lo que supone, sin lugar a dudas, un prestigioso valor para preservar la identidad de una carrera que nació para brillar y que no hay muchas en el mundo que gocen del prestigio que tiene la prueba que se celebra cada año en torno a los últimos días de febrero o comienzos del mes de marzo.

La Clásica de Almería tiene el miramiento de prueba 'estrella' dentro del calendario de la Unión Ciclista Internacional (UCI) desde septiembre de 2011, fecha en la que la comisión examinadora del ente que rige los destinos del ciclismo mundial le permitió a los organizadores de una carrera que ha ido creciendo paulatinamente, año tras año, gozar de un mejor estatus dentro de un deporte con tantos seguidores como el del mundo del pedal. No extraña, por tanto, que la carrera la disputen siempre algunos de los mejores equipos del mundo.

Con esa decisión, Almería pasó a ser, sin discusión alguna, la segunda mejor prueba de un día, por categoría, del calendario ciclista internacional en España, solamente superada por la Clásica de San Sebastián, que pertenece al calendario UCI WorldTour, y a ser una de las grandes manifestaciones deportivas de Andalucía, encabezando los eventos ciclistas que se celebran en la comunidad autónoma. Por ese prestigio no es de extrañar que el teléfono de José Manuel Muñoz suene desde los lugares con más tradición ciclista tratando de 'negociar' la presencia de los equipos 'bandera' de este deporte en las carreteras almerienses.

En la Clásica de Almería de 2012 participaron más de un centenar de corredores de los que la mitad pertenecieron a la máxima división del ciclismo mundial para darle más prestigio, como cada año, a la carrera almeriense. La categoría de los integrantes de equipos, en este deporte, está sometida a la seriedad y prestigio de la prueba. Por eso no es extraño haber visto participar a escuadras de la talla de Rabobank -ahora Blanco Pro-, Garmin, Astana, Movistar..., ejemplos de una larga lista que se supera año tras año.

Pero la Clásica del pasado año, además de por haber inscrito entre sus ganadores a uno de los portertos que pueden marcar el ciclismo mundial próximamente como el australiano Michael Matthews, también destacó por los problemas económicos para su disputa. La prueba, que se ganó durante la celebración del último campeonato del Mundo celebrado en Dinamarca la valoración como una de las 27 mejores pruebas ciclistas de un día del planeta, necesitó de la rápida respuesta institucional para su celebración ante la falta de recursos económicos, un paso al frente para preservar una de las manifestaciones deportivas más importantes de Almería, la más, y también de Andalucía.

Y es que la Clásica ha sido grande desde sus primeros días por esa pléyade de destacados corredores. Al menos esa era la intención de quienes convocaron su puesta en marcha en 1986. De entonces, se recuerdan los nombres del desaparecido Bernando González o de Ángel Edo.

Ciclistas de la talla internacional de Miguel Indurain, Giani Bugno, Greg Lemond, Laurent Fignon, Johan Musseuw, Ekimov, Svorada, Chiappucci, Boardman, Van Hooijdonk, Guerini, Ullrich, Zabel, Garzelli, Bettini, el desaparecido Marco Pantani, Rominger, Ugrumov, Berzin, Cunego, los Schlek o el citado Matthews, entre otros, saben que en Almería hay una carrera con solera, de las mejores del mundo.

Es algo a lo que también hacen referencia corredores nacionales como el propio Indurain, que estuvo en cuatro ediciones siendo campeón del Tour, sin olvidar otras estrellas nacionales, entre las que destacan campeones del mundo como Abraham Olano, Óscar Freire o Igor Astarloa, u otros como González de Galdeano, Roberto Heras, Triqui Beltrán, Roberto Laiseka, Julián Gorospe, Ibán Mayo, Iñigo Cuesta, Alejandro Valverde o Luis León Sánchez. Todos y siempre han querido estar en la Clásica de Almería como integrantes de las grandes escuadras que, como si se tratara de los Sanfermines, quieren estar en esta fiesta del ciclismo 'alquilando' su plaza casi de un año para otro.

El calendario la incluye junto con las trece pruebas de un día con la denominación 'Fuera de Categoría'y las trece que pertenecen al UCI WorldTour y que se resuelven en un solo día comparada, por ejemplo, con pruebas como La Fléche Brabançonne o la París-Bruselas, de Bélgica; la París-Tour, en Francia, o las italianas de la Milano-Torino o el Giro del Piemonte.

El grado de responsabilidad y de calidad de la inclusión de la competición en la categoría HC supone un salto de calidad en lo que a equipos participantes se refiere. En esta subdivisión, los organizadores tienen la potestad de hacer la lista de participantes sin más obligación que la de no sobrepasar el 50% de escuadras del UCI WorldTour -la almeriense siempre ha contado con el beneplácito de la UCI para aumentar el cupo-. La invitación sigue siendo la forma de convocar a los equipos para la competición 'Fuera de Categoría', lo que es una ventaja incluso con respecto al UCI WorldTour, donde existe obligatoriedad de presencia de todos los equipos de la categoría, no así de sus mejores corredores. En la HC que estrenó una carrera que nació en Roquetas para acabar en Almería, el listado de escuadras participantes es lo que desnivela la balanza en favor de su inscripción en la prueba. En ella, las restricciones son pocas, con 'límites de participación' a un 80% como máximo para equipos del UCI WorldTour y abierta a equipos profesionales continentales, continentales del país de la carrera y selección nacional del país de la carrera.

Con la de 2012, son 27 las ediciones que la contemplan y una larga historia que ha servido también para que Almería sea un referente. Desde finales del siglo XX a los mejores equipos del mundo se unieron corredores de la talla de Jan Ulrich o Alberto Contador, que han preferido las carreteras almerienses para entrenar en solitario por la diversidad de una provincia en la que las horas de sol suponen una ventaja y la orografía permite entrenar a temperaturas impensables en cualquier otra parte de Europa.

Y es que, al margen del apartado deportivo, hay que reconocer que la Clásica es también un gran escaparate deportivo hacia el exterior, pues difunde la provincia y su buen clima en países que son potenciales clientes en el apartado turístico como Alemania, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Suiza, Estados Unidos o Dinamarca. Directamente, el conocimiento que existe, sobre todo en Centroeuropa, de la Clásica de Almería ha permitido que la provincia, sobre todo la zona del levante, se haya convertido en lugar específico para el turismo de bicicleta, bien sea de montaña o bien de ciclismo en ruta.

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2013, en la sección Deportes


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009