Martes 10 Diciembre 2019

Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.





agosto


Este artículo pertecene al mes agosto del anuario de 2011 |  Pulsa aquí para consultar titulares de agosto  | Ir a portada

Una mala jugada al fútbol



Nunca antes el deporte almeriense había sido testigo de un caso de esta magnitud. A primera hora de la mañana del 7 de agosto los medios se hacían eco de una operación desarrollada por la Policía Nacional sobre pornografía infantil. Para sorpresa de todos el nombre de uno de los detenidos era Nicolás Uclés quien durante tres décadas había permanecido al frente de la Federación almeriense de fútbol. La noticia pronto se convertía en tema de conversación de todos al tratarse del máximo responsable del fútbol base en la provincia, una circunstancia que le otorgaba, si cabe, un valor más trascendente a su detención. Uclés quedaba en libertad sin fianza pero imputado por un presunto delito de tenencia de pronografía. La denuncia vino de la Federación Andaluza al comprobar “un tráfico anormal” de archivos y fotografías. Había 4.000 archivos de sexo adulto en los ordenadores e imágenes de contenido pedófilo.




Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009