Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.




Índice de esta sección

Nacer y refundarse en plena crisis


  

Francisco Molina


SGAE y sus cantadas


  

Sonia Arráez


Cuando la crisis entra por la puerta...


  

Evaristo Martínez


Últimas paladas en Sierro


  

Marta Rodríguez


`Gripe´, ...¡aaah!


  

María Medina


Maestro Falces


  

Pablo Juliá


Señor Doctor


  

Rosa Galán


La Oscuridad en el cerebro


  

Javier Pajarón


El juez que puso la cara a la justicia


  

Antonia S. Villanueva


La Legión cumple 90 años


  

Joaquín Tapia




Artículos de este autor

Señor Doctor


2011 | Sociedad y Cultura



Señor Doctor


24 años al frente del Colegio de Médicos de Almería, han permitido a Francisco Ortega Viñolo la realización de proyectos de mejora para un colectivo que ha visto cómo la antigua sede se convertía en una moderna instalación gracias tan sólo a las cuotas de los socios o cómo la Junta se comprometía a crear Medicina.

El doctor Ortega Viñolo ha dedicado buena parte de su vida profesional al Colegio de Médicos, pero también ha sido el médico de cabecera de decenas de familias y, en realidad, casi octogenario, continúa siéndolo porque no ha dejado de trabajar y aún pasa consulta en su casa. Afable, expresivo y cercano, su vocación es la de vencer la enfermedad y aliviar el dolor de sus pacientes. Una pasión que le llegó al calor de la actividad de su padre, practicante en Albuñol, donde él nació el 7 de septiembre de 1933.

Con 17 años comenzó a estudiar medicina en Granada, carrera que concluyó cinco años después y que empezó a ejercer, tras su paso obligatorio por el servicio militar y después de aprobar unas oposiciones, en Lucainena de las Torres, en donde permaneció 12 años. Posteriormente, vino a Almería donde ha ejercido desde 1972.

Con el paso de los años, el servicio al ciudadano se amplió, gracias a sus inquietudes personales y profesionales. En 1985 llegó a la presidencia del Colegio de Médicos. Ha luchado por la mejor atención al enfermo y no ha dado ni un paso atrás al recibir las críticas de líderes políticos tras pedir un nuevo hospital, medidas que acaben con las agresiones al personal médico o una Facultad de Medicina. Ortega Viñolo también ha denunciado la situación laboral del colectivo que obliga a emigrar a otros países a muchos especialistas jóvenes, lo que está provocando la escasez de facultativos en nuestra región.

Pero Francisco Ortega Viñolo también es un enamorado de su tierra, y de sus tradiciones. Así, es un habitual de la Semana Santa almeriense. Lleva a gala haber sido pregonero de la misma en el año 2009.

Posee la Medalla de Oro de la Facultad de Medicina de Granada, y hace un par de años, con sus libros y papeles recogidos de los cajones de su despacho en el Colegio, sus compañeros  le tributaron un homenaje en el que destacaron su sentimiento de servicio, constancia, tesón y honradez y el alcalde le impuso el Escudo de Oro de la ciudad.

“Me voy satisfecho con la labor cumplida”, asegura, pero no se ha ido del todo. “Estoy profundamente apenado porque la iniciativa de instalar una facultad de Medicina está paralizada”, y avisa “cualquier día vuelvo a los medios de comunicación para denunciar que hay que despertar de nuevo este proyecto”.
Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2011, en la sección Sociedad y Cultura
Palabras clave de este artículo: Ortega Viñolo  |  médico  |  colegio  | 


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009