Jueves 01 Diciembre 2022

Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.




Índice de esta sección

Crónica de un acuerdo anunciado


  

Elio Sancho


Perseverancia en la concentración de la oferta


  

Carmen Fenoy


Un cumpleaños convulso


  

Juan Arias


Sindicatos y siglo XXI: renovación y reinvención.


  

Natalia Ronco García


La crisis que pagamos


  

Antonio Fernández


Huele a chamusquina


  

Elizabeth de la Cruz


La fotovoltaica pasa del invernadero


  

José Antonio Arcos


Dejados de la mano de Dios


  

Pilar López




Artículos de este autor

La fotovoltaica pasa del invernadero


2011 | Economía y Agricultura



Ojo a los ladrones, acechan el invernadero


2013 | 



La fotovoltaica pasa del invernadero


Afirmar que la energía fotovoltaica pasa del invernadero es la mejor imagen gráfica de la relación venidera entre este tipo de energía solar y la agricultura bajo plástico. Todo lo demás son florituras técnicas, excusas de quien no ha podido evitarlo, retórica en abundancia o demagogia, de la que tanto abunda en provincias como la almeriense.

Sin embargo, la conclusión primera para que denote su racionalidad hay que armarla con algunos argumentos. El pasado 23 de noviembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado el nuevo Decreto Fotovoltaico, que expresamente deja a los invernaderos y a las balsas de riego de la posibilidad de instalar placas solares con las que producir electricidad. Sencillamente la publicación en el BOE fue la crónica de una muerte anunciada, nada nuevo y sobre lo que no se pudiese haber actuado, ya que a principios de la primavera era ya público y conocido el borrador redactado por el Ministerio de Industria, que excluía al 'modelo Almería' de poder beneficiarse de este tipo de energía, a diferencia de otro tipo de sectores económicos que sí han quedado bien amparados y protegidos por la nueva normativa.

Políticos, medios de comunicación, los denominados expertos, los propios agentes del sector agrícola, ¿hay algún actor que no tenga una pequeña porción de responsabilidad en el hecho de que una vez más la provincia de Almería haya quedado fuera de algo importante?

Hay ya quienes han quitado importancia a que 'la fotovoltaica pase del invernadero' y hablan de la cogeneración (que no es una energía renovable) como la gran panacea. Quizá son las mismas voces que han guardado silencio estos meses atrás cuando era oportuno gritar para que el legislador comprendiese lo vital que era para el campo almeriense incorporar la energía solar. Llegamos tarde, como siempre, o quizá la apatía una vez más ha hecho que los almerienses no hayamos sabido luchar con ahínco por lo nuestro. Ambos rasgos (ir varios pasos por detrás y no dar un golpe en la mesa) son los de un sociedad poco combativa a la hora de reclamar como propio lo que otros territorios sí consiguen para su beneficio y desarrollo.

Evidentemente los políticos provinciales no quieren molestar a los jefes que tienen por encima, pero tampoco la sociedad almeriense sabe pellizcar a sus representantes para obligarlos a actuar. La casa sin barrer. A partir de ahora veremos placas solares sobre los techos de las fábricas de coches o sobre las numerosísimas industrias de toda índole que recorren la geografía española, y estarán produciendo electricidad y con ello generando ingresos complementarios para estas actividades. Sin embargo, las 27.000 hectáreas de plásticos almerienses han quedado fuera porque el Ministerio ha preferido favorecer a unos sectores sobre otros. De hecho, el único sector perjudicado es el de los invernaderos, que sólo es mayoritario en Almería. Una provincia que sigue arrinconada y en la periferia.
Con este Decreto Fotovoltaico se va la mejor oportunidad que tenía el campo almeriense de sobrevivir en el futuro, sin estar pendiente de la competencia creciente de terceros países ni del capricho de los mercados. Los pequeños y medianos agricultores en Almería, que son hoy día mayoría respecto a los grandes empresarios agrícolas, sólo tienen liquidez y capacidad económica para invertir en energía fotovoltaica. La prima anterior (defenestrada por la nueva ley) estaba en 0,29 euros por kW/hora vertido a la red eléctrica. Así, por ejemplo, si una hectárea de invernadero hubiese instalado en un 10% de su techo placas fotovoltaicas, el agricultor habría gastado unos 140.000 euros que serían amortizables en unos 6 ó 7 años. A partir de ahí obtendría ingresos, que le permitirían sobrevivir a posibles crisis de precios agrícolas (concepto de renta complementaria) y no abandonar nunca su invernadero, ya que su finca sería tanto productora de frutas y hortalizas como de electricidad.

Pero todo lo anterior ya no será posible porque no se ha luchado lo suficiente para evitar la discriminación con la que el Ministerio de Industria ha marginado a los invernaderos. Ahora el horizonte que se abre es incierto, aunque se habla mucho de cogeneración, que es el sistema de eficiencia energética usado en los invernaderos de cristal holandeses.

Sin embargo, la cogeneración es muy cara. Sólo está al alcance de los grandes empresarios almerienses y no del pequeño y mediano agricultor. El sistema de cogeneración más sencillo (producción de calor y electricidad) tiene un coste medio de 1,2 millones de euros; mientras que la cogeneración con enriquecimiento carbónico asciende a 1,5 millones de euros/ha. y la trigeneración (producción de frío y calor) supone una inversión de 1,8 millones. Y habría que recordar que la cogeneración no es una energía limpia, ya que quema un combustible fósil como el gas natural. Esto hace que sea aún más incomprensible que no se le permita al campo almeriense incorporar energía limpia, como la solar fotovoltaica, mientras que por otro lado el discurso oficial insiste “erre que erre” en la necesidad de llevar las energías alternativas al 'modelo Almería'. Una contradicción más.

Así que el panorama que queda es el siguiente. Llegará la cogeneración a cuenta gotas, de ella se beneficiarán sólo unos pocos empresarios (que serán más hombres de traje y corbata que agricultores de verdad) que lograrán grandes ingresos. Crecerán las desigualdades en el seno del propio sector. Habrá diferentes velocidades y vagones. A la cabeza los grandes inversores (próximos al concepto latifundista) y a la cola los pequeños y mediados agricultores. Estos terminarán desapareciendo ante el empuje de los primeros, el modelo familiar quedará finiquitado y la agricultura almeriense terminará asemejándose a la sevillana. Pero a la que había hace más de un siglo.
Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2011, en la sección Economía y Agricultura
Palabras clave de este artículo: fotovoltaica  |  energía solar  |  invernadero  |  ayudas


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009