Jueves 01 Diciembre 2022

Frente al ordenador. 

Así es como nos encontramos a diario los profesionales de medios de comunicación. Tenemos que escribir para locutar, subir a la web o llevar a imprenta aquello que los espectadores o lectores encontrarán en televisión, radio, periódicos e Internet. 

Un proceso que, cada vez, es menos sencillo. Durante ese período de tiempo se reciben llamadas, visitas a la mesa de personas de ‘rango’ superior que tratan intervenir en nuestro trabajo, etc. El periodista quisiera, entonces, encontrarse en una burbuja, mantenerse aislado y no sufrir interferencias que mermen la finalidad y objetivo que se persigue: informar, y bien. 

Aunque encontremos esos factores externos que tratan de interponerse entre el profesional y su ordenador, debemos obviarlos, espantarlos como si de una mosca que no para de molestar se tratase y continuar con nuestro cometido. Volver al origen de este trabajo y reducir todo aquello que disminuya la fuerza del mensaje entre el emisor y el receptor. 

Escribir, leer, volver a escribir, releer y dar por concluido nuestro texto cuando sólo nosotros estemos seguros de ello, con responsabilidad y profesionalidad. De eso sólo sabemos los periodistas.




Índice de esta sección

Crónica de un acuerdo anunciado


  

Elio Sancho


Perseverancia en la concentración de la oferta


  

Carmen Fenoy


Un cumpleaños convulso


  

Juan Arias


Sindicatos y siglo XXI: renovación y reinvención.


  

Natalia Ronco García


La crisis que pagamos


  

Antonio Fernández


Huele a chamusquina


  

Elizabeth de la Cruz


La fotovoltaica pasa del invernadero


  

José Antonio Arcos


Dejados de la mano de Dios


  

Pilar López




Artículos de este autor

A todo gas


2009 | Economía



El pollo del Toyo


2008 | Análisis y Reflexión



Crónica de un acuerdo anunciado


2011 | Economía y Agricultura



Crónica de un acuerdo anunciado


Después de casi cinco años desde que la Unión Europea y Marruecos iniciaran las negociaciones, ambos han alcanzado un pacto que amplía el marco comercial entre los dos territorios. Falta la aprobación por parte del Parlamento Europeo, un mero trámite, por lo que la agricultura almeriense debe ponerse las pilas para no verse devorado por el vecino del sur.

Es un hecho. El comercio internacional camina hacia la liberalización. En un principio, se trata de unir los intereses comerciales de territorios más o menos cercanos y con una idiosincrasia común, a los que se suman luego otros más lejanos y con poco o nada que ver entre sí, salvo una cuestión, los intereses económicos que hay detrás. Los negocios son los negocios.

El Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos está visto para sentencia. Las negociaciones para revisar el anterior pacto comenzaron en febrero de 2006 y en los primeros años se desarrollaron con el freno de mano echado, con mucha precaución por ambas partes para atar todos y cada uno de los cabos que pudieran quedar sueltos.

En 2009 se aceleró el proceso, que ya tenía definidas casi todas las cláusulas del convenio bilateral. Marruecos, un maestro negociador en política exterior, como siempre ha demostrado, todo lo contrario que España, tensaba la cuerda a mediados de septiembre de este año al dejar guardada en un cajón la propuesta que le hacía la UE justo en el momento en el que vencía el plazo para contestar si lo aceptaba o no.

En octubre de 2009, el campo almeriense se echa a la calle para expresar su rechazo a este nuevo pacto porque considera que es, una vez más, moneda de cambio de la política exterior europea, extremo que comparte la propia consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera.

Un mes más tarde, Madrid acoge una macro movilización de los agricultores españoles en defensa de sus intereses y de esta política de liberalización comercial con países terceros, mientras que en Almería, durante la inauguración de la Expo Agro, cientos de agricultores toman el Palacio de Congresos de Aguadulce hasta bien entrada la tarde como una muestra más de su rechazo.
De poco sirve porque el 14 de diciembre de 2009 se produce la rúbrica del acta de negociación entre la Comisión Europea y el país alauita y, justo un año después, el 13 de diciembre de 2010, se produce la ratificación por parte del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

Esto significa que únicamente falta la aprobación por parte del Parlamento Europeo y, salvo un milagro, algo muy poco común cuando la agricultura pelea contra la política exterior, se producirá en los primeros meses de 2011, por lo que las condiciones del acuerdo entrarán en vigor y afectarán a los productores hortofrutícolas almerienses en la campaña 2011-2012.

El tomate es el protagonista de esta agria polémica en Almería, al ser uno de los productos que Marruecos verá mejorada su posibilidad de venta hacia la UE, aumentando los contingentes en los próximos cinco años, pasando de las 225.000 toneladas del primer año a las 257.000 de la quinta, con otras 28.000 adicionales por campaña.

Los agricultores de Almería dicen que esto será la ruina para el campo, pues el precio del tomate se tirará por los suelos, al venderlo los marroquíes por debajo del precio mínimo establecido. No solo eso. Piensan que es el primer paso para la posterior y progresiva liberalización del resto de frutas y hortalizas, lo que supondría el fin de los días del llamado milagro almeriense nacido a finales de los años sesenta y que ha crecido a golpe de producir cada vez más y esperar con los dedos cruzados a que los precios y el clima acompañasen después.

Sin embargo, la situación ha cambiado hoy. Marruecos nunca ha cumplido las condiciones del anterior acuerdo comercial con la UE, ni en cuanto a cupos ni en los precios mínimos estipulados, utilizando mayoritariamente Francia, su principal aliado comercial y político, como punto estratégico para colar sus tomates. La asociación española de exportadores de frutas y hortalizas Fepex denunció en 2009 que el fraude a la UE por estos incumplimientos supera los 24 millones de euros y cuyo expediente aún está pendiente de resolver (cosa muy poco probable, a menos que sea para hacer la vista gorda y sobreseer el asunto).

Si el anterior pacto UE-Marruecos le parecía malo al campo almeriense, está claro que de cumplirse sus condiciones, sería aceptable, como han reconocido todas las organizaciones agrarias, al igual que pasaría con el nuevo. Sin embargo, productores y sindicatos coinciden en que no va a ser así, como hasta ahora.

Por ello, el sector agrícola almeriense debe pasar a la acción. No puede esperar de brazos cruzados a que la UE le garantice el cumplimiento del acuerdo ni la vigilancia de las aduanas. Ha de coger al toro por los cuernos de una vez por todas. Es el momento de unir fuerzas, agrupar la oferta y mejorar la comercialización para ganarle terreno a la gran distribución, renovando en lo posible los procesos de producción, ahorrando en insumos, optimizando al máximo los recursos, desarrollando nuevos cultivos dirigidos al consumidor final... Innovar o morir.

Hay que dejar de pensar en que el campo tiene fronteras. Eso sí, la UE debe tomar medidas para que Marruecos cumpla los mismos requisitos de seguridad alimentaria que el resto de países miembros si quiere vender dentro de su territorio. Es de justicia y de lógica aplastante, pues, hasta el momento, puede vender tomates sin cumplir ni uno solo de estos condicionantes.
Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2011, en la sección Economía y Agricultura
Palabras clave de este artículo: agricultura  |  unión europa  |  marruecos  |  acuerdo


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009