Portada diseñada por Quinita Villacampa. Obra finalista del certamen de obra gráfica "Día de la libertad de Prensa". 

La Asociación de la Prensa y la Escuela de Arte, convocaron el I Concurso de Obra Gráfica. El requisito imprescindible fue que todas las obras estuviesen inspiradas en el artículo 20 de la Constitución. La portada de este Anuario, finalista de dicho certamen, representa un ratón de ordenador arrastrado por una cadena de grandes dimensiones.



Índice de esta sección

Un centenario olvidado


  

José Manuel Román


Cuando el balón es redondo o el fútbol hace justicia


  

Juanjo Aguilera


Roja marea en las calles


  

Noelia Mengíbar


Llegaron a Primera para quedarse


  

Javier Gómez Granados


Glorias y memorias de una ciudad deportiva


  

Simón Ruiz


Talante y talento. Perfil de Unai Emery


  

Juanjo García




Artículos de este autor

Talante y talento. Perfil de Unai Emery


2008 | U.D. Almería de Primera



Perfil de Alfonso García


2007 | Deportes



Pasión por la Roja


2011 | Deportes



Talante y talento. Perfil de Unai Emery


 

Unai Emery, el hombre que hizo brillar la historia de nuestro fútbol.

Pieza angular en el ascenso de la UD. Almería, Unai Emery será recordado como el hombre que desde el banquillo devolvió el orgullo, la autoestima y el amor propio al fútbol almeriense. Llegó a la Unión Deportiva por el empeño personal del presidente Alfonso García, quién le confió la dirección del nuevo proyecto deportivo después de haber consumado con el Lorca una extraordinaria campaña que, a punto estuvo, en su segundo año, de concluir en primera. 

Es un triunfador, no cabe duda, pero por encima de todo es un hombre de valores humanos sólidos y profundos que hacen de la humildad su norma habitual de conducta. 

Decía Ernest Hemingway que “el secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad”. Pues, podría haberse inspirado en la figura de Emery si lo hubiera conocido.

Unai Emery Etxegoien nació hace 36 años en Hondarribia, un pequeño pueblo costero de Guipúzcoa donde desemboca el río Bidasoa, en el seno de una familia de cuatro hermanos y ancestralmente futbolística. Antonio Emery, su abuelo, era el portero del Real Unión de Irún, equipo que se proclamó campeón de Copa el año 1927 tras ganarle 1-0 al Real Madrid en la vieja Atocha. Su padre, Juan Emery, también fue un destacado portero que jugó en equipos de gran relevancia en la década de los 60 como el Huelva, Jaén, Granada o Spórting de Gijón. 

Su etapa de jugador

El balón siempre estuvo presente en su infancia. Más que un juguete, ha sido un amigo que ha sabido devolverle con creces todo el cariño que Unai le puso entonces, cuando a muy temprana edad inició la práctica del fútbol en el equipo de su pueblo. Sus innatas cualidades le hicieron dar el pequeño gran salto para jugar a 20 kilómetros de distancia, en Zubieta, el campo de entrenamiento de la Real Sociedad del entonces presidente José Luis Orbegozo. En el club “txuri urdin” Emery empezó a forjar su leyenda deportiva y a crecer como persona, como tantos otros chavales que también llegarían a jugar en primera. Estuvo diez temporadas. Cinco de ellas en el Sanse, donde se destapó como un cerebral, técnico y hábil zurdo en el que se fijó Jabo Irureta para citarle a jugar con el primer equipo. Aunque sería en la temporada 94/95 cuando hizo realidad el sueño de inscribirse con el primer equipo de la Real Sociedad bajo la dirección del galés John Benjamín Toshack. Tuvo entonces de compañeros a Loren, Alkiza, Javi De Pedro, Valery Karpin, Gica Craioveanu, Meho Kodro, Yoni Cuyami, que jugó en el Poli Almería, y a Roberto Olabe, el ex director deportivo del Almería, entonces portero de la Real. También coincidió con su actual pupilo, Aitor López Rekarte.

Durante esta etapa jugó varios partidos en Primera, anotando incluso un gol. Sin embargo, los continuos vaivenes del club, ya presidido por Luís Uranga, propiciaron su marcha del club realista. Inició entonces un periplo por distintos equipos de segunda, en los que iría evolucionando su carrera deportiva: Toledo, Rácing de Ferrol, Leganés y Lorca.

Llegó al Toledo en 1996. Equipo revelación en segunda. Tuvo como entrenadores nada menos que a Juan Martínez Casuco, Gregorio Manzano y Miguel Ángel Portugal. Con Casuco fue el jugador que más partidos jugó, 37. Compartió vestuario con varios jugadores que alguna vez pertenecieron al fútbol almeriense, caso de Velasco, Estéfano, Larrosa o Bermejo. Precisamente de esa época data su amistad con el actual director deportivo del Almería, Alberto Benito, que jugaba de centrocampista. Permaneció cuatro temporadas bastante bien aprovechadas en lo profesional, pero sobre todo en lo afectivo, porque allí fue donde realizó el gran descubrimiento de su vida, el de su esposa Luisa, una joven y atractiva estudiante malagueña “a la que conocí -me comentaba con una delatadora sonrisa- en uno de esos escarceos que teníamos, hace ahora justo diez años”.

En el año 2000 Unai Emery emigró a Galicia porque fichó por el Rácing de Ferrol, club en el que estuvo durante dos campañas. En ambas tuvo como entrenador a Luís César Sampedro, coincidiendo con otros jugadores que después ficharían en el Almería, Alberto y José Ángel. 

En 2002 ficharía por el Leganés de Carlos Sánchez Aguiar, club en el que tuvo de compañero a Jon Ander Lambea y en el que permaneció una sola temporada. Fue cuando conoció al riojano Juan Carlos Carcedo, su actual segundo entrenador y hombre de confianza. 

No sin esfuerzo, Unai Emery supo compaginar su carrera de futbolista con los estudios para la obtención del titulo nacional de entrenador. Titulación que cursó en las Escuelas de Entrenadores de Toledo y La Coruña, coincidiendo con sus respectivas estancias en ambas provincias. Militando en el Leganés amplió su formación técnica con el título en “Gestión y Administración de Empresas Deportivas”, estudios que cursó junto a Carcedo en la Escuela de Madrid, implantada, por cierto, por Cruyff y adscrita a la Universidad Politécnica de Barcelona.

El destino le condujo entonces hasta un club modesto, recién ascendido a Segunda B, con sólo un año de existencia desde que lo fundara su actual presidente Antonio Baños, el Lorca Deportiva. En el “Artés Carrasco” se apagaría su carrera de futbolista, pero nacería una extraordinaria singladura como entrenador de fútbol que sólo la historia podrá dimensionar.

Entrenador de prestigio

En la jornada 17 de la temporada 2004/2005 el presidente y el director deportivo, su amigo Pedro Reverte, le confiaron la dirección del equipo y Unai Emery, dando ya muestras de sus muy buenas condiciones para la dirección de un grupo humano, lo ascendió a Segunda A. Al margen de las satisfacciones deportivas, ambos años fueron plenamente felices. En 2004 nació su hijo Lander. Y en el verano de 2005 contrajo matrimonio con Luisa Fernández.

El nombre de Unai Emery empezaba a sonar y a comentarse en el fútbol español por ser el técnico más joven, sólo 33 años, y por estar a punto de ascender a primera al modestísimo Lorca. Quedó quinto (69 ptos.) justo por delante del Almería (67) de Paco Flores.

Y aquí fue donde convergieron las trayectorias deportivas de Unai Emery y la UD. Almería. Alfonso García se anticipó a las intenciones de otros equipos -según trascendieron- como Castilla, Cádiz y Spórting de Gijón, y lo presentó como nuevo entrenador del Almería para las dos próximas temporadas, junto al director deportivo Roberto Olabe. 

El resto de la historia, brillante historia de nuestro fútbol, ya la conocen. Unai Emery impregnó de su propio carácter ganador a un buen equipo reforzado en algunas demarcaciones y el resultado fue el brillante ascenso a la categoría de oro en su primera temporada. 

Aún recuerdo sus primeras palabras en sala de prensa el día de su presentación: “vamos a trabajar para mejorar aún más. Queremos crecer con el Almería”.

La temporada fue realmente prodigiosa y el Almería selló el ascenso, con cuatro jornadas de antelación, el día 19 de mayo de 2007, tras imponerse por 3-1 a la Ponferradina con goles de Ortiz, Uche y Corona. La mágica noche se desbordó y miles de almerienses de lanzaron a la calle para dar rienda suelta a sus emociones junto al autobús de los protagonistas.

Emery estableció entonces un nuevo registro, ascender en su segunda temporada en la categoría, confirmando que el quinto puesto del año anterior en Lorca no fue una casualidad.

Además, todos sus logros tienen repercusión, no pasan inadvertidos. La prensa se encarga en gran medida de ello. Y es que su naturalidad y espontaneidad, su trato cordial y amable con absolutamente todos, le ha hecho granjearse la simpatía y la admiración de los medios.

Lo mejor estaba por llegar, ver como se desenvolvería en los banquillos de la liga de las estrellas ante los grandes equipos del fútbol español. Me acuerdo siempre de una frase de Jacinto Benavente que dice: “Muchos creen que tener talento es una suerte, pero casi nadie cae en que la suerte es cuestión de talento”. Ese es el mismo talento que Unai Emery cultiva, prepara y ensaya insistentemente en cada entrenamiento con sus jugadores y que le ha reportado adaptarse muy pronto a la nueva categoría para destacar y brillar con luz propia en la mejor liga del mundo. Al cierre de este artículo, justo la noche anterior del Almería-Madrid (¿-?), resalta el octavo puesto y los 29 puntos en la clasificación, ello tras conseguir la mejor racha de resultados con las victorias consecutivas ante el Español (1-0), Deportivo (1-0) y Valencia (0-1).

La salvación está más cerca, el descenso se aleja a siete puntos y la “utópica” UEFA, a cuatro.

Unai Emery es en la actualidad, junto a Marcelino y Mendilíbar, uno de los entrenadores más codiciados, cotizados del fútbol español. En Sevilla, Valencia o Zaragoza ya lo sitúan algunos medios. Él siempre muestra lo a gusto que está en Almería en compañía de su esposa e hijo. De hecho, han comprado una vivienda de la que no piensan deshacerse. Sin desvelarse a día 1 de febrero de 2008 el gran dilema, si renovará o no, sepan que Emery es un hombre de principios y que sea cual fuere su decisión, en la UD. Almería siempre habrá pensado con el corazón. Su futuro seguirá ligado al fútbol almeriense por mucho o poco tiempo, pero no le quepan duda de que, por su TALENTO y por su TALANTE, el DESTINO de Unai Emery acabará siendo triunfar en un grande.


 

Compartir

Este artículo fue publicado originalmente en el Anuario Crítico de Almería 2008, en la sección U.D. Almería de Primera


Si desea realizar un comentario sobre este artículo, recuerde hacerlo siendo respetuoso. Su comentario será validado por el administrador del sitio y publicado siempre que no sea ofensivo para el autor o lector de este artículo.


Autor

Web

Correo

Texto


Los textos recogidos en esta edición digital pertenecen a las ediciones publicadas, en sus respectivos años, del Anuario Crítico de la Asociación de Periodistas y Asociación de la Prensa de Almería | Para ponerse en contacto con nosotros o notificar algún tipo de abuso realizado en los comentarios de los textos publicados, puede escribir a nuestro email info@anuariocritico.es | También puede visitar nuestra web
Página subvencionada por la Diputación Provincial de Almería
Asociación de Periodistas | Asociación de la Prensa de Almería | Pz. San Sebastián, 5, G. Comercial Edf. Concordia, 1,1. 04003 Almería. | © Copyright 2009